Joaquín Sabina (A mi padre, Gonzalo Alfonso Guillán de Barrio)

de-tal-palo-tal-astilla-y-otro-palo-menor-resolucionJoaquín Sabina es uno de esos cantantes que conoces desde que eras pequeño, desde que mis padres, antes de que yo naciera, estaban ya implicados en hacer, de esta, una España sin dictadura y en la que la democracia entrara de una puñetera vez. Cuando tuve conciencia de mí mismo, este artista rondaba ya por las paredes y el aire de la casa, sin grandilocuencias ni efervescencias, pero ahí estaba.

A mi nunca me acabó de convencer, aunque reconozco que algunos temas me encantan. Ahora sé por qué. Es un problema, lo reconozco, pero tengo que admitir que, para mí, algunos cantantes, aunque estén consolidados, pasan por una serie de fases en su trayectoria musical y, en ocasiones, pierden la esencia de lo que fueron, según mi particular opinión.

Supongo que es lo que me pasa con Sabina. No quiero decir que no sea un artistazo ahora, mejor compositor, pintor y representante como nadie de la historia política y social de España. No, lo que quiero decir es que esa época de los 80 y 90 fue lo que marco su historia y, quizás, donde tuvo esa música que caló en nuestra generación, la que surgió a partir de 1974 y que nació a las puertas de la democracia y se ha desarrollado en ella.

Pocas veces abro mi corazón, desde el punto de vista sentimental, a mi pasado o recuerdos. Pero en este caso lo hago como homenaje a mi padre, Gonzalo o como siempre lo llamé: Papá. Supongo que cuando lo llamas por su nombre deja de ser ese referente personal, familiar, transmisor de valores y sobre todo protector.

Tuve la mala suerte de perderlo con 67 años, hace pocos años y siento un vacío enorme porque tenía mucho que aprender y saber de él, pero se fue. No lloré por las esquinas cuando la parca lo vino a buscar, porque me dio tanto en vida, aunque no me daba cuenta de ello, que ese fue su mejor regalo y recuerdo. Supongo que sigue navegando y conociendo nuevas playas, mareas y atardeceres.

Pero la música fue ese espacio que también llenaba con sus gustos. Amante de la música clásica, dentro de ella la ópera y de Alfredo Kraus. Combinaba este gusto por algunos cantautores, entre ellos Joaquín Sabina. Por eso escribo este post, por él, para él y porque estas canciones me hacen tener más presente, de lo que lo tengo, a mi padre: Gonzalo Alfonso Guillán de Barrio.

Gracias por todo lo que me has dado Papá y en la foto estás con la abuela, tu madre, porque también se fue demasiado pronto ese mismo año.

© La Mirilla Curiosa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: