El camarote (El camarote de Marx)

En todos los medios, escritos y audiovisuales, se destaca siempre a grupos y artistas musicales con renombre, conocidos en las horas que dedican las parrillas únicamente a estos. Los menos conocidos se escuchan en horas intempestivas, de madrugada, como si tuvieran que ser oídos de pasada o para rellenar huecos hasta que empiezan los horarios donde importa bastante la audiencia. Finalmente, hay grupos que parece que nunca tendrán la oportunidad de ser conocidos, por mucho que su calidad y conexión con el público esté más que comprobada y acreditada.

El Camarote es uno de esos grupos que llegan a tus orejas de oídas, porque alguien te lo nombra o porque, en mi caso, conoces a alguien del grupo, en este caso Alfredo Antolín. Llegó a mi vida, qué literario, en bicicleta, Hablé con él y me di cuenta que conectábamos, que me gustaba lo que decía, me atrapaba el proyecto y no le podía decir que no. Claro, te queda la duda, como cualquier proyecto, al principio, de si el paso que das es el que tienes que dar… y sí, la verdad es que es algo maravilloso. Tiene el detalle de regalarme un disco, Cosas que pasan.

El camarote es uno de esos grupos en el que, quienes lo integran, creen en hacer la música que les gusta, de calidad; donde las letras tengan mensaje de verdad, de las que te llegan dentro, ya sean reivindicativas, de las que muestran la realidad cotidiana, la personal, o de amor. Lo importante es crear un disco del que se sientan orgullosos y en el que todos colaboran de verdad, todos ponen su granito de arena para hacerte disfrutar en cada tema.

El problema es que, también, es de esos grupos en los que cada uno de los integrantes tienen que encontrar el equilibrio entre su trabajo profesional y su pasión, también, como músicos, y no es fácil, pero creen en su proyecto, en su creatividad y encuentran ese tiempo necesario para que la balanza no caiga de ningún lado.

Como suele ocurrir, no es raro que en ocasiones “palmen pasta” porque cada disco que llega de sus manos, sus instrumentos y voces, sale de sus bolsillos. Esto hace que tengan mucho más mérito.

Soledad Acompañada es ya su tercer disco y tengo que decir que, después de escucharlo, sólo puedo levantarme y aplaudir y dar gracias porque haya un grupo que, con todas las dificultades que existen hoy día en la industria de la música, saque un disco en el que se ha cuidado el formato de presentación y, en cuanto a las canciones, sólo puedo decir que, cada una de ellas, es una belleza en sí misma.

Merece la pena escuchar las guitarras de Alfredo Antolín, los teclados de Josi Ayensa, la batería de Alberto Boke Cestao, el bajo de Javier Martínez de Lizarrondo y la preciosa y clara voz de Mari Jose Rández — a la que tengo que agradecer que me me emocionara y me hiciera que se me cayesen unas cuantas lágrimas con su interpretación del tema Renacimiento — . La colaboración en los coros de Épsilón Grupo Musical y el saxo de Javier Argüelles aportan esas notas de calidad que hacen mejorar el disco, que ya de por sí es muy bueno.

Si alguno busca infinitos vídeos de la banda, se sorprenderá al comprobar que no hay demasiados en la red y la mayoría de ellos son de directos, en los que no se puede apreciar toda la calidad de lo que hacen, pero sí esa conexión con el público, que es mucho en todos los conciertos y, sobre todo, me encanta ver cómo disfrutan en cada canción, cómo viven cada tema y cómo toda esa energía la transmiten a un público que lo agradece y conecta más con ellos.

Soledad Acompañada, su nuevo disco, del que os dejo el vídeo oficial del single que le da nombre, es un disco que tener en casa porque sí; porque su esfuerzo tiene que merecer la pena; por la calidad del mismo; por el trabajo de meses y meses que hay detrás, buscando el tiempo de donde no había para cuadrar el círculo, como el logotipo del grupo; porque en cada concierto que dan, en cada tema tema grabado, han puesto alma, vida, sentimiento. El camarote es un grupo que te abre la puerta de su universo musical y deja que te quedes a su lado porque siempre hay un un espacio para ti, siempre hay una canción que te emocionará, que te hará decir gracias.

Por grupos así, merece la pena la música.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

2 Replies to “El camarote (El camarote de Marx)”

Responder a lamirillacuriosa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.