Lole y Manuel

Lole y Manuel, Dolores Montoya Rodríguez y Manuel Molina Jiménez, fueron, dentro del flamenco, aquello que deseaban y no podían otros. Muchos sólo mirarán que un matrimonio que cantaba, otros a una pareja musical y también los que se acuerden de ellos por ser los padres de Alba Molina. Pero ellos fueron muchos más.

Ella la fuerza de la voz, con esa ligera calma explosiva a la hora de cantar, a la hora de transmitir su arte interpretando cada tema. Él era un hombre que se transformaba detrás de una guitarra, con su peculiar forma de tocarla, en alto, como si lo hiciera para el mismo o para quien está en los cielos.

No soy flamenco, ni andaluz. Ni siquiera sé tocar la guitarra, pero es escuchar los primeros acordes de sus temas y no puedes hacer otra cosa que quedarte con la boca abierta y escuchar callado, como si estuvieras ante algo sagrado, una especie de descubrimiento interior que sólo te puede llevar a verte pequeño ante tanta hermosura.

Muchos pueden pensar que exagero, pero lo que sí es verdad es que no dejan indiferente a ningún oído. Vale que, como todo lo que se escucha dentro del flamenco, te gusta o no te gusta, pero con ellos es diferente. Hay una sensación de querer hacer arte con cada tema, con cada nota, con cada interpretación.

Algo que me gusta es que entiendes cada palabra cantada, recitada y eso es algo de agradecer porque, actualmente, no sabes muy bien lo que cantan algunos hasta que se escucha el “olé” de las narices, haciendo que te quedes con cara de tonto pensando que hay algo que se te escapa cuando es lo contrario, no tienen dicción alguna.

Cuando uno cuida lo que canta y el trabajo que realiza, es cuando la calidad está más cercana. Para mí son un descubrimiento porque las referencias musicales de reportajes y programas varios no representan realmente el arte de los músicos. Es por ello que, para acercarse a los mismos, hay que pasarse algunas horas escuchando para llegar, así, a algunas conclusiones, sin enamoramientos, misticismos e interpretaciones  alucinógenas sobre la música y, en este caso, el flamenco.

Yo solo soy el mensajero. Lee, escucha y disfruta.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.