Andrey Vinogradov

Andrey Vinogradov es un músico, un artista nacido  en Ekaterinburg (Ural del Norte). Graduado con honores en la Escuela de Música Gnessin de Moscú, completó su formación en la Academia de Música de Gnessin. Aunque su primeras influencias van del jazz clásico hasta jazz-rock, actualmente su sonido es más folk tradicional, introduciendo nuevos sonidos y combinándolos con los tradicionales.

Desde el año 2000 toca la kolesnaya lyra tradicional rusa, parecida a la zanfoña que tanto quiero de mi tierra natal, Galicia. Este instrumento era utilizado originalmente por los mendigos que paseaban por Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Andrey Vinogradov interpreta melodías tradicionales, canciones y cantos sagrados de varias regiones de Rusia, añadiendo, en ocasiones, nuevos sonidos a los temas tradicionales.

Vale. Seguro que algunos de vosotros pensáis que por qué escribo sobre este artista. Yo respondo. El sonido de este instrumento es imnótico. Tiene un poder que pocos instrumentos poseen y no es fácil transmitir sentimientos a través de uno como este. Cada vez que escucho su sonido, me lleva a mi tierra, al mar, al viento que ruge fuerte sobre las olas y las lanza contra las rocas de la orilla, creando cortinas de agua salada. Me hace pensar en las calles de mi ciudad, Vigo, en las gentes que recorren sus calles, en el calor del sol y su cielo azul intenso muchos de sus días y el gris metálico de la lluvia.

Me transporta a los barcos que cruzan la ría. A las fiestas donde la gente se alegra de encontrarte. En los bailes regionales y los sonidos de una identidad mágica que pocos lugares poseen.

Yo soy gallego, vigués de nacimiento y de extrañamiento, porque estoy demasiado lejos y echo en falta el aire de la ciudad, el olor a salitre y la mirada de sus habitantes. En ningún otro lugar encontraras fachadas de piedra como en muchos de sus edificios o, al levantar la mirada de la calle del Príncipe, en lo que era antes «Los Telares», dos esculturas: Mercurio llevando el mensaje de la infidelidad de la mujer de Vulcano a este, en su fragua.

Adoro sus terrazas y el gesto del camarero que te sirve en la mesa con una sonrisa. Las risas y murmullos, recorrer las salas de sus museos y admirarme con las creaciones de Laxeiro, Urbano Lugrís, Pedro Solveira y tantos otros, que han dado forma artística y cultural a Vigo con todos sus movimientos pictóricos, escultóricos, musicales, teatrales, etc.

Y todo eso me lo inspira, entre otros sonidos, el de este instrumento, que me recuerda al de la zanfoña. ¡Qué le voy a hacer! Vigo es mi casa y siempre lo sera.

Abrazos musicales.

 

 

© La Mirilla Curiosa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: