Christina Rosenvinge

Cuando uno escucha este nombre, Christina Rosenvinge, el primer flash que viene a la mente, es el recuerdo de su éxito “¡Chas! Y aparezco a tu lado”, cuando formaba parte del grupo Alex & Cristina. Canción que acabó aburriendo y, en mi caso, odié, hasta que desapareció de una vez de las listas musicales del momento.

Este deseo no era porque la canción no me gustara. No. Fue un éxito de un tema fresco, juvenil, acompañados de una imagen de una Cristina joven, hermosa y una voz muy angelical, pero con ese toque underground que te hacía pensar que, aquella mirada tenía de ingenua lo que yo el astronauta.

Creo que hacer su carrera en solitario es la mejor decisión que tomó desde el punto de vista profesional y se ve en que, hoy día, es un artista que hace lo que le da la gana, lo que quiere, de la manera que desea y, gracias a eso, se ha ganado a pulso, además de trabajarlo, el respeto de la industria discográfica. La pena es, como siempre, que haya tenido que pasar una temporada en la que parecía que había desaparecido y había sido olvidada.

Tiempo después, fue ocupando pequeños espacios con sus temas en inglés y volvimos a saber de ella y de lo que había hecho hasta ese momento: componer, escribir, cantar, dar conciertos, aunque sin la repercusión mediática que merecía, pero con un público más sincero y que valora siempre su trabajo. Además de esto, también da conferencias en las que profundiza en el arte de la composición, además de otras temáticas. Es decir: trabajo musical y creativo de difusión artística junto a su trabajo como cantante. Simplemente genial.

Como vosotros sabréis, no doro la píldora a nadie porque sí. Nunca he sido fan de ella, pero tenía algo que me decía que tenía que acercarme a ella en otro momento y es en este momento que lo hago. Por eso querido redescubrirla como artista ahora.

Antes de escribir estas líneas, he escuchado a Christina Rosenvinge en solitario. ¿Por qué? Porque no la conozco como debería y porque quiero saber qué me trasmite al escucharla a ella, con su voz, sus letras y su música.

Lo que he descubierto es que, intelectualmente, es increíble, musicalmente hablando. He de reconocer que hay canciones que me gustan más y otras menos, pero creo que es un artista auténtica a la que seguir, de la que aprender, a la que me gustaría conocer y, sobre todo, creo que es un ejemplo claro de cómo una puede desarrollar su carrera de una forma completamente plena, aún después de haber conseguido un gran éxito y haber caído, durante una temporada, en el ostracismo más absoluto.

Mi reconocimiento a su labor, a su creatividad, a su modo de entender la música y, sobre todo, en demostrar, una vez más, que al margen de lo comercial encontramos música de calidad y con un público fiel y sincero.

Gracias por tu música, Christina Rosenvinge, porque eres un artista completa, multidisciplinar y porque, con artistas y personas como tú, sigo creyendo en la música. Recorriste un camino duro y desconocido para encontrarte y para descubrir qué es lo que querías hacer y cómo hacerlo. Lo hiciste y es aprendizaje es parte de lo que eres hoy.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.