Camilo Sesto – Historia de un Hit Voilumen XIV

— Oiga Jefe, ¿Puedo preguntarle algo?

— Lo que quieras. Otra cosa es que te quiera responder o te conteste lo que me de la gana.

— Verá, es que el otro día estuve husmeando entre sus discos de plástico…

— Joder, chaval, contigo no hago nada de provecho para el mundo. De vinilo, son de vinilo.

— ¿Pero eso no es plástico?

— Nada, el mundo llega a su fin, eso seguro. La gente está muy tocada del ala o es que ya no saben ni lo que dicen. Chico, habla bien, con los términos adecuados y puede que hoy aprendas algo nuevo.

— Sí, vale, lo que quiera. Pues lo que le decía, que hurgando en su colección había un tipo con greñas, con una pinta rarísima.

— ¿Pues ahora no caigo? Dime alguna de sus canciones.

— Si aquí tengo el disco. A ver… sí, aquí pone “Perdóname”,

— ¿Me lo puedes acercar? Sigo sin darme cuenta de quién puede ser.

Se lo acerqué al muy cabrón. Se las sabe todas. Esperó disimulando hasta que me tuvo a la distancia de la mano, un poquito más cerca. No vi venir cómo su mano impactaba en mi cara.

— ¡Por el amor de Dios! No le tienes respeto a nada. Te digo que escuches, que oigas, que mires y no me has hecho caso ninguno.

 ¡Hostia, jefe!

— La que te he dado.

— Eso seguro. ¿Pero a qué viene esto?

— Es que hacía tiempo que  no te la habías ganado y hoy tocaba, por inútil musical.

— ¡Coño, cómo pica!

— Y más que debía picarte. ¿Cómo puedes no reconocer a Camilo Sesto? Camilo Sesto es el cantante, compositor, la voz que ha sido una referencia desde los años 60 y que sigue siéndolo, aunque ahora mismo no quede mucho de quién fue.

— ¿Tanto ha sido?

— Y más, pero mucho más. Ha compuesto para los más grandes y ha vendido discos… ¡Puf! Pero es que, además, ha sido el artista internacional, junto con Julio Iglesias, más importante. ¿Sino por qué te crees que lo llamaban “Camilo Super Star”?

— Ya veo que le gusta.

— No chaval, es que me emociono al recordar lo que hizo este pedazo de artista. Tu no lo comprenderás porque estás alelado con el “chunda-chunda”, pero es que hasta que te paras a comprender de verdad la música que se hizo en España en esas décadas y lo que supone para la historia de la música, no serás capaz de entender lo que fue esa época para conocer la actual.

— Pues ahora me ha entrado el gusanillo. ¿Quiere que lo ponga en el tocadiscos?

— Ya estás tardando.

— ¿Por que será que, cada vez que su mano impacta en mi cara, quiero escuchar el disco del que le hablo y es el causante de la hostia?

— Porque tu única neurona despierta y se pone receptiva.

¿A ver si va a ser eso?

— Venga, no perdamos tiempo. 

— Ahora mismo.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.