Siloé

Siloé es el nombre artístico de Fito (Adolfo) Robles. Sinceridad ante todo. No tenía ni idea de quién era hasta que, escuchando la radio, sonaron las primeras notas de su tema La verdad y a punto estuve de no poder buscar el tema porque que quedé tan absorto en la canción que ni pensé en el título o el nombre del grupo. Por suerte,lo repitieron y pude buscar lo en Youtube.

No sé muy bien cómo enfocar estas líneas que escribo porque me ha dejado como en una especie de zona de tranquilidad y, al mismo tiempo, con la sensación de que aquí, en España, tenemos músicos con una sensibilidad muy fuerte a los que apenas les damos espacio y centramos los éxitos de las listas en otros que apenas tienes nada que decir, muy poco o, directamente, son una mierda.

No sólo es cantante, compositor y, por encima de todo, un artista y profesional de la música. Tiene voz, tiene fuerza en lo que canta, en cómo lo canta y una energía brutal que me eriza la piel. Buenas letras, personales, que llegan al “pelómetro”.

Yo he visto bastantes de sus vídeos y la misma pregunta me asalta una y otra vez: ¿por qué no tiene más repercusión? No sé si es que no es lo suficientemente vendible o que es demasiado bueno para lanzarlo, ya que se comería de largo a demasiados nombres que suena y que no valen más que la fama que tienen en las redes.

Yo lo único que sé es que, cuando escuchas su voz y el comienzo de las melodías de sus canciones, su cara, tras las gafas oscuras que lleva, parece transformarse y toca la fibra de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

Puede que no sea lo suficiente comercial, pero si hablamos de calidad, puedo asegurar que a Siloé le sobra por todos los poros de la piel y a través de cada cuerda de guitarra o tecla del piano.

Yo no te invito a que lo descubras. Yo te invito a que te sientes y lo escuches sólo o en compañía junto a una cerveza, agua o una copa de vino, frente a una puesta de sol, cierres los ojos y te dejes llevar por algo que, seguro te va a dejar un buen sabor de boca, el mejor de los posos y, seguramente, reconciliarte con la música.

Abrazos muiscales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .