Chica Sobresalto

¿A quién tenemos tras este nombre? Maialen Gurbindo es la mujer que hay tras Chica Sobresalto. Oriunda de Atarrabia, País Vasco, estamos ante una de esas cosas que pasan no demasiadas veces: que es mejor cambiar de dirección para encontrar tu camino y conseguir lo que no conseguiste cuando recorrías una senda que no era la tuya.

No seré yo quien diga que un concurso de cantantes de la televisión pública sea bueno o menos bueno. Lo que sí puedo decir es que, en muchísimas ocasiones, no gana el mejor o, al menos, los que mejor lo hacen no llegan a los programas finales.

Tengo sentimientos encontrados porque, por un lado, me lastra que sea una de las participantes de ese programa, pero, por el otro, es más la sensación de que ha pasado el tiempo suficiente para saber qué podía ofrecer esta artista y, sinceramente, creo que, como he dicho antes, ha encontrado su “Yo” musical y artístico.

Me tiene un aire a Zahara, pero con una voz más grave y potente. Coinciden en ese aire ligeramente melancólico en cuanto a la imagen, pero destaca mucho más en ella la personalidad de su música y unas letras llenas de metáforas y mensajes; poemas musicados que rompen muchas barreras emocionales y que hacen que no te deje indiferente con sus canciones y lo que estas transmiten al público.

Obviamente, no se puede hablar ni de una intensa discografía ni de cientos de conciertos que reflejen el bagaje musical de esta mujer como artista, pero sí es cierto que, a poco que vaya pasando el tiempo, seguramente, y si mantiene una nivel musical y artístico suficiente, podemos estar hablando de una artista de referencia. Ahora sí, tampoco sabemos si dentro de la gran industria musical o en el denominado panorama Indie.

Lo que está claro es que esta mujer y artista ha dejado atrás esa imagen de concursante y se está labrando un futuro más que prometedor.

Con ella, su música y vídeos os dejo.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

1974 – Historia de un Hit Volumen XVI

—Oiga, jefe.

—Dime, pimpollo.

—¿Eh?

—¡Cuánta ignorancia social, por Dios! A ver, ¿qué se te ha perdido?

—Pues estaba pensando que, muchas veces, no somos conscientes de la música que escuchamos cada día, cada año. Es mucha y llega un punto en que es casi inabarcable.

—¿Sabes qué pasa, chaval? Que no nos damos cuenta de su importancia. En mi época, la música no era tanta como es ahora, pero, a diferencia de hoy día, marcó mucho a la gente, incluso una generación. Los cantantes eran reconocibles y, sobre todo, los temas musicales se mantenían en el tiempo, lo que ha hecho que generaciones posteriores y actuales las sigan tarareando y cantando. Ahora, la mayoría suenan igual o muy parecidas, con lo que es muy difícil recordarlas y ya no te digo a quien las interpreta, que esa es otra. Ahora, la mayoría son voces, pero no artistas. Se ha perdido mucho eso de que el cantante fuera también músico, letrista o ambas cosas.

—Hombre, jefe. Le doy la razón en eso, pero estará conmigo en que ahora hay muchas opciones, estilos y, sobre todo, acceso a músicas del mundo a las que antes era imposible llegar.

—Eso no te lo discuto, pero se ha perdido la esencia de la personalidad del artista, del grupo. Te voy a hacer una pregunta.

—Suéltela, jefe.

—Además de los nombres de grupos y artistas que suenan en las radiofórmulas de turno, ¿puedes decirme el nombre de diez grupos o cantantes actuales?

—Claro, jefe. Vera…

—Venga, dime el primero.

—Sí, hombre. Este…

—¿Qué?

—Es que…

—Ni papas, ¿verdad?

—¡Porras! Pero seguro que, si yo le pregunto por alguno de su época, no se acuerda de casi ninguna.

—¿Me estás retando? Vale, pregunta chaval.

—¿En serio?

—Claro.

—Luego no me vacile.

—¿Tienes miedo?

—La madre que lo…

—Chaval…

—Vale, vale. A ver… sí, lo tengo: 1974

—Mira, en ese año nació un amigo mío. Alejandro. Y recuerdo perfectamente lo que sonaba en esa época: Las Grecas, Juan pardo, Camilo Sesto, Dannny Daniel, Fórmula V, Roberto Carlos, Patxi Andión, Manolo Otero, Jose María Guzmán, Alcatraz y para joder, te digo uno más, Doctor Pop. ¿Qué? Y sin despeinarme.

—Está bien, jefe. Ahí me ha ganado.

—Y por goleada.

—Pero ahora me tiene que poner los temas para escuchar.

—Pues siéntate y disfruta, que voy a buscar en mi discoteca. Enciende el plato mientras los busco y los ponemos para que te culturices, musicalmente hablando.

—Gracias, jefe.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Yebba

Interesante es escuchar una voz con alma negra en una mujer blanca, pero con tantos matices y fuerza que, si sólo la escucháramos, nos importaría un pimiento el color, porque la música no entiende de eso, sólo que si eres bueno en lo que que haces o no.

Yebba es de Arkansas, Estados Unidos, y desde 2015 anda en esto de la música, pero es en los últimos años cuando está siendo reconocida.

¿Sabéis cuál es el problema de la música en este momento? Desde mi puto de vista personal, claro, es que algunos puristas pecan de hacer guetos musicales en los que se puede entrar o no en función de quién seas y eso es muy grave. Cuando uno/a tiene un don, hay que abrirle las puertas siempre donde sea.

Recuerdo cuando Camarón de la Isla grabó La leyenda del Tiempo y todos los puristas se le echaron encima y lo pusieron de vuelta y media, poco más lo repudiaron y, sin embargo, ahora es uno de los discos mas venerados por los flamencólogos por lo que supuso para el propio género.

Con esta mujer me ocurre lo mismo. Es brutal como cantante, tiene un energía, una capacidad y una voz como pocas artistas y un futuro en su camino largo y con la posibilidad de consolidarse como una de las voces más reconocidas. Quizá le falta el quitarse todo lo que pueda ser lastre, además de un tema que la catapulte a lo más alto para despegar. Otra cosa será mantenerse.

Cuando la escuchas por primera vez, te viene un recuerdo a Adele. Sin embargo, su voz es menos explosiva y más dulce, pero igual de fuerte y buena. Se nota que ha bregado para poder situarse y que su nombre suene mas allá de los circuitos musicales y colaboraciones esporádicas.

A mi me ha sorprendido, me ha gustado y, sobre todo, la recomiendo. Aunque no tiene demasiados vídeos, creo que con esta selección entenderás que me haya enganchado su voz.

Abrazos muicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

María Ostiz

Muchas veces tenemos que detenernos y darnos cuenta de cuál es la trayectoria de nuestra historia musical y poner en valor a aquellos que ya  no están o, estando, su repercusión deja de tener relevancia, ya sea parcial o total.

En la década de los de los 60 y 70, María Ortíz, nacida en Avilés (1942), pero navarra de adopción, fue la época en la que su carrera musical y discográfica tuvo gran importancia en ese panorama musical nuevo que se abría paso.

Esa importancia se ve reflejada en su discografía . Su popularidad creció mucho gracias a su participación en el Festival de la Canción O.T.I., con el tema Canta cigarra, en 1976. Si bien es cierto que su trayectoria decayó en la década de los 80, aún salió al mercado un nuevo trabajo, Mujer, en 1987.

Para mí, la relevancia de esta mujer está en las pocas voces femeninas a las que se les ha reconocido como artistas y más como cantautora española de voz melódica.  Ella es una voz reconocible en el panorama musical y reconocida dentro del mundo artístico, pero yo soy de los que piensa que, cuando se habla de historia musical, es necesario poner en valor a este tipo de voces que, por omisión u ocultación, han quedado aparcadas.

Lo bueno de algunos canales musicales es que podemos recuperar su música, sus vídeos y hacer que muchos de los jóvenes actuales puedan acercarse a estos artistas y conocer aquello que se hacía en aquellas décadas; cuáles era los géneros que sonaban, aquellos que, poco a poco, se abrían paso y, sobre todo, quiénes eran los artistas que se escuchaban en la radio, se veían en la televisión y por los que aportaban las industrias musicales nacionales e internacionales.

Este es un granito de arena en lo que es mi idea representativa de una playa, pero es importante que no se pierda nuestra historia, en lo que a la música se refiere.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Maro

Maro es una artista portuguesa que he escuchado por primera vez hace muy poco tiempo. Exactamente al escuchar un tema del nuevo disco de Emilio Aragón, que firma con el pseudónimo de Bebo San Juan en su trabajo La Vuelta al Mundo. Es en el tema Norte y Sur que su voz está presente y he de decir que tuve que buscarla inmediatamente en internet, en ese canal de vídeos que todos conocemos.

Ahí fui consciente de lo que esta artista es y puede llegar a ser. Muchos la ven como alguien con un potencial emergente y que, en poco tiempo, puede ser una referencia en el panorama de la música lusa.

Tiene una voz grave, profunda, en ocasiones parece que tomada, pero es un grave error si crees que no te va a sorprender. En cuanto escuchas las primeras notas que salen de su boca te quedas prendado y Portugal aparece en todo su esplendor, pero sin exageraciones, sin necesidad de decir que está ahí. Sólo aparece y se crea magia entremezclando el concepto que ella tiene de la música que quiere hacer y el tono acogedor de su voz.

Cuando la escucho me vienen a la cabeza imágenes del mar, de viajes, de calles de ciudad vieja, estrechas y también enormes avenidas y cielo azul o lluvia. Infinidad de matices como lo que canta y las formas en que las canta.

Creo que es un valor en alza que crece cada día y, en menos tiempo del que pueda parecer, la tendremos más que presente.

¿Sabes cuándo estás seguro de algo? Pues con ella lo tengo claro. Por eso, para conocerla mejor, no hay como escuchar lo que canta y la manera en que lo hace. Todo es cuestión de matices y poner el oído siempre porque, cuando menos lo esperas, aparecen maravillas como Maro.

Os invito a que la conozcáis y la escuchéis.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Diego Hdez.

Diego Hdez. es uno de esos músicos que se han hecho a fuego lento creando su propio mundo personal y con personalidad. Cuando lo escuché por primera vez me dije: ¿por qué? ¿Por qué no he escuchado su voz en más lugares? ¿Por qué no tiene ese espacio de reconocimiento que a otros les cuesta nada y menos? ¿Por qué la calidad no se valora de una puñetera vez en este país y nos dejamos de proponer voces vacías y pseudoartistas que caducan al día siguiente? Leer más “Diego Hdez.”

Ashley Stevenson

Ashley Stevenson es pura música, es una tormenta de energía, voz, calidad, interiorización de cada nota, del sonido de cada cuerda. Nadie la conocía hasta que a alguien se le ocurrió grabarla con su móvil, tocando en el metro y, a partir de ese momento, descubrimos a una mujer que toca una guitarra de doce cuerdas, acústica. Vestida con cazadora, pantalones y un abrigo, con la cabeza tapada con la capucha.

Ahí, frente a la gente que viene y va en cada vagón toca, un día tras otro, sin que el tiempo importe, sin que el clima que haya fuera le afecte. Toca un tema tras otro con una intensidad y un amor que, desde la primera nota, engancha y no puedes dejar de escuchar. Leer más “Ashley Stevenson”

Andrés Suárez

Los cantautores parece que han vuelto, pero no de la misma forma que lo hicieron algunos artistas que consiguieron un “boom” a finales de la década de los 90 del siglo XX y los primeros años de la década del nuevo siglo XXI. Esta vez parece que se van haciendo un hueco de manera más progresiva y, así, mantener un nivel musical y un lugar dentro de la difícil industria musical.

Como ocurre con otros artistas, Andrés Suárez estácurtido dentro y fuera de España. Por supuesto, también tiene experiencia en tocar en todo tipo de locales, incluida la calle, como lo han hecho muchos de los que, más adelante, han conseguido triunfar. Una de las premisas de Andrés Suárez es que el público disfrute y que sea una parte activa de sus directos, dejando de ser únicamente un mero oyente de las historias que canta. Leer más “Andrés Suárez”

Joaquín Sabina (A mi padre, Gonzalo Alfonso Guillán de Barrio)

de-tal-palo-tal-astilla-y-otro-palo-menor-resolucionJoaquín Sabina es uno de esos cantantes que conoces desde que eras pequeño, desde que mis padres, antes de que yo naciera, estaban ya implicados en hacer, de esta, una España sin dictadura y en la que la democracia entrara de una puñetera vez. Cuando tuve conciencia de mí mismo, este artista rondaba ya por las paredes y el aire de la casa, sin grandilocuencias ni efervescencias, pero ahí estaba.

A mi nunca me acabó de convencer, aunque reconozco que algunos temas me encantan. Ahora sé por qué. Es un problema, lo reconozco, pero tengo que admitir que, para mí, algunos cantantes, aunque estén consolidados, pasan por una serie de fases en su trayectoria musical y, en ocasiones, pierden la esencia de lo que fueron, según mi particular opinión. Leer más “Joaquín Sabina (A mi padre, Gonzalo Alfonso Guillán de Barrio)”

Pedro Guerra

MI ALMA ROTA REGENERANDOSECuando nos alejamos de la música políticamente correcta, la que escuchamos continuamente en las listas de éxitos y profundizamos un poco más en otro tipo de opciones, descubrimos otra forma de crear, otra forma de ofrecer melodías, letras, arte. No estamos hablando de lo alternativo.

Cuando buscamos letras más profundas, personales y que queremos que sean cantadas, interpretadas y mostradas por quien las ha creado, inmediatamente no viene a la mente la imagen de un cantautor. Son personas, músicos y artistas que tienen un bagaje personal bastante amplio, muchas veces con una visión política y social de la realidad en la que viven definida, una forma de ver la música desde un punto de vista propio y todo eso lo mezcla y lo transforman, de una manera creativa, en un estilo completamente diferente. Leer más “Pedro Guerra”