Kokoroko

Kokoroko es una banda de afrobeat en la que el jazz está más que presente. Relativamente joven, llevan juntos, como grupo, desde el 2014.

El grupo musical es una verdadera pasada porque crean un universo muy personal y por la calidad de cada uno de los integrantes. Teclados, guitarra, batería, percusión y vientos, entre los que destacan el trombón, saxo y trompeta, crean unas melodías, ritmos y, sobre todo, unos temas musicales que muy poco tienen que envidiar a otros grupos o artistas más conocidos o consolidados en este tipo de estilo musical o parecido.

Sinceramente, me gustan porque se alejan u poco de los cánones que podemos asociar al género musical que tocan, pero creando algo nuevo y muy bueno. Es bueno pensar y ver que, de Londres, salen más músicas que el pop, rock o estilos alternativos. Lo que está claro es que la creatividad abarca todo tipo de aspectos culturales, incluídos los musicales, pero no es fácil salir adelante con algo distinto, aunque sea bueno. Por eso pongo en valor lo que hace este grupo, por lo nuevo, lo bueno y la calidad de lo que hacen, lo que les abre una puerta hacia algo mucho mejor, en lo que pueden dejar su sello personal.

Lo que está claro es que la mejor manera de conocerlos es escuchándolos, así que os dejo una recopilación de sus vídeos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

Anuncio publicitario

Avalon Jazz Band

Me encanta este grupo. Avalon Jazz Band es un soplo de brisa fresca cuando abres una ventana frente al mar. Pero, ¡oh!, sorpresa, sorpresa; aunque es un grupo por el que corre lo internacional en sus venas, tiene su origen en Brooklyn, Nueva York, gracias a los músicos de jazz Tatiana Eva-Marie y Adrien Chevalier.

El origen de su nombre está en el imaginario de la leyenda de Ávalon, la isla del Rey Arturo.

Lo que hacen no es lo habitual ni lo que les abrirá las puertas a las masas, pero lo que me gusta es que tienen claro qué quieren hacer desde el punto de musical, aunque no sea lo comercial o lo que más consumible. Así, su música toma como base el jazz del París de las décadas de 1930 y 1940, sobre todo el que tocaba el Hot Club de France, que derivó en el Gypsy Jazz o el Jazz Manouche.

La voz de la cantante es una maravilla y los músicos que la acompañan son una auténtica gozada. Lo mejor es ver cómo tocan y disfrutan con lo que hacen. ¿Qué quieres que te diga? Eso es algo que no puedes esconder. Cuando lo que haces es parte de ti y de aquello que has deseado crear; cuando tu época musical, en cuanto a gusto, está tan metida en tus venas, no puedes evitar que se refleje en cada poro de tu piel.

Yo no puedo evitar que me guste lo que tocan; no puedo impedir que mi cuerpo se mueva con su ritmo y que quiera escuchar un tema más y otro y otro. Además, algo que me parece muy interesante de este grupo es que te envuelve con su energía y te hace entrar, desde el primer minuto, en su atmósfera de las noches de clubes de jazz de la Francia de los 30 y 40 y eso no es algo que pueda conseguir cualquiera.

Una imagen fresca, nueva, alegre, potente y, sobre todo, con mucho peso y bagaje a sus espaladas. Los recomiendo por buenos, buenos y mejores todavía.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa

Red Baraat

Red Baraat es una banda de New York liderado por Sunn y Jain, integrada por otros músicos, la mayoría de ellos intérpretes de instrumentos entre los que destacan los metales, saxofón, trompeta, además de otros como la batería y la guitarra.

Pero uno de los instrumentos más característicos de esta banda es uno de percusión: el dhol, tambor que se toca golpeando ambos lados con dos palos, uno de madera y otro de bambú, y que el intérprete se cuelga al cuello con una correa.

Esta banda toma como referencias musicales la música bhangra, relacionada con la etnia panjabi, que emigró de la región de Punjab, en el norte de la India, sobre todo a Gran Bretaña, Canadá, Estados unidos, y otros países.

Y lo que quieren mostrar llega de una manera directa, con energía y crea una atmósfera en la que la música alegre popular se fusiona con otros sonidos, creando un una conexión brutal entre la banda y el público. De ahí que con esta mezcla de música y ritmos hayan hecho infinidad de concierto (en 2011 más de cien conciertos).

Son un referente en el panorama musical y, sobre todo, en el directo de sus conciertos, con los que ha recorrido muchos países, infinidad de festivales, entre ellos algunos de los más importantes de jazz, creando un universo propio y necesario un año tras otro.

Quizá para muchos no sea un grupo conocido o, directamente, no se sepan quienes son, lo cual no está reñido con tener un enorme número de seguidores, aforos llenos en los conciertos, bagaje musical de sus integrantes y discos que se venden en cualquier parte del mundo.

Lo que ocurre con esta banda es lo que les pasa a muchas otras: no están reconocidas en los medíos, pero sí por un público más abierto que, en muchas ocasiones, tiene mucho más conocimiento musical que quien sólo busca, tras la mesa de un despacho, un éxito puntual y no una trayectoria.

¿Quieres disfrutar, quieres pasarlo bien, quieres conectar con una banda que te va a dar mucho más de lo que esperas? Entonces Red Baraat es lo que buscas.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

María José Llergo

María José Llergo es una artista joven. Nacida en Pozoblanco en Pozoblanco (Córdoba). Su voz suena a flamenco. Su música lo fusiona con otros ritmos , creando un universo propio de colores, de sonidos, de letras que transmiten, de canciones que te hacen para y la necesidad de escucharla sentado, poniendo los cinco sentidos y sintiendo como pocos lo consiguen.

No es fácil hacerlo, no por su juventud, que también, pero esta artista tiene claro qué quiere hacer en esto de la música. Se ha arriesgado mucho al buscar un recorrido diferente en su camino , pero lo que está claro es que lo que canta es muy bueno y quien lo produce hace verdaderas obras de arte.

No hay nada más difícil que enganchar a un oyente desde la primera nota y cada uno de los temas que está publicando consigue que se algo te remueva algo dentro.

Tengo que decir que, por lo que escucho y veo, en esto de la música, en lo relativo a nuevas voces, hay como dos vertientes: por un lado tenemos los que se lanzan a los brazos de lo comercial, de lo mediático, de lo inmediato, de lo que suena machaconamente en todas y cada una de las radiofórmulas, de lo que se vende como churros. El problema es que eso es como una pompa de jabón: sube cristalina muy rápido, pero dura muy poco y explota hasta que no queda nada y desaparece.

La otra vertiente es la más complicada: mirarse al espejo y ver tu reflejo, aceptar quién eres, qué quieres hacer de verdad en esto de la música y saber que lo que uno quiere va a ser difícil, complicado, arriesgado y, la mayoría de las veces, acabará demasiado pronto sin que se consiga nada o sólo las ganas de haberlo intentado.

Pero en ocasiones, como se dice, «suena la flauta» y, ya sea por conocer a las personas adecuadas o coincidir con ellas, por estar en el lugar adecuado en el momento justo, funciona tu manera de entender la música y llega a quien tiene que llegar, confían en ti y tu camino varía hacia algo mejor.

María José Llergo tiene mucho para volar alto y no caerse, todo lo contrario. Tiene esa luz que pocos logran, pero es que, además, su voz expresa, atrapa, te canta y te cuenta historias haciendo que quieras escuchar más.

Para mí es un diamante que se está puliendo poco a poco y que cada vez brilla un poco más.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Su Garrido

Vigo es y será capital cultural de Galicia, aunque creo en lo más profundo de mi corazón, que también lo es de mucha parte del mundo.

Soy de los que piensa que los movimientos culturales, como la música, tiene fases cíclicas, en las que aparecen unas muy rompedoras, como lo fue la Movida en el Vigo de los años 80, y otras posteriores que, una vez consolidado el movimiento, continúan esas fases pero de una manera menos brutal.

Lo bueno de las fases posteriores es que son igual de creativas , pero amplían los matices y, sobre todo, beben de lo anterior para transformarlo en algo que llegará a un público más amplio y crean un poso, una base, que pone en valor el movimiento que se creó en un primer momento.

En las siguientes fases aparecen nuevas voces, en este caso musicales, que, tras todo el bagaje cultural creado en décadas anteriores, crean  nuevas formas de expresión musicales propias, con una voz diferente y, sobre todo, personal y potente.

Una de estas «nuevas» voces es Su Garrido. Viguesa, cantante, músico y compositora.

Me siento frente a la pantalla del ordenador y miro sus vídeos. Yo también soy vigués, pero no me dejo arrastrar por el sentimentalismo de la tierra en  muchos aspectos, en el de la música tampoco. Por eso me gusta escuchar sin conocer y luego opinar.

Uno lee su biografía y es consciente del importante bagaje cultural y artístico que tiene, aparte de los premios recibidos, aunque eso no quiere decir nada si, como artista, no transmites nada con lo que haces.

No me equivoco al decir que Su Garrido es una de las mejores voces que he escuchado y lo tiene todo para que su carrera sea mucho más importante de lo que la considero. Tienen  fuerza, tiene profundidad, transmite aquello que canta y cuenta en cada una de sus letras.

Lo que más me gusta de ella es cómo interpreta sus temas. Comienza la música y todo deja de existir a su alrededor salvo ella misma y su voz. te quedas prendado y sólo quieres silencio para escuchar una canción tras otras. Además, tiene esa vibración en la voz, que da el trabajo bocal y la experiencia de las tablas, que se queda como parte de la melodía en el aire y llega a tus oídos para decirte que no se ha ido, que se queda en tu interior y que no podrás olvidar su voz aunque no quieras.

Poco más puede decir que Vigo siempre ha sido y será cuna de artistas, de muy buenos artistas y Su Garrido está, en mi opinión, entre las más importantes y tiene una camino musical en el que las discográficas deberían detenerse para verla actuar, en el que el público, ávido de calidad, debería escucharla, en el que la música creo que le ha regalado un don que ha sabido utilizar.

Os invito a conocerla con una selección de varios de sus vídeos.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Sarah Vaughan

Sarah Vaughan es una dama del jazz con mayúsculas. Una de esas mujeres negras que, en la década de los 40, cuando en 1942 tenía 18 años, se notaba que iba a tener algo que decir en el mundo de la música. Y lo hizo ganado una edición del Apollo Theatre Amateur Night. en 1943 fue la telonera de Ella Fitgerald. Continuar leyendo «Sarah Vaughan»

Historia de un Hit Volumen XII – José Luis Perales

— Oiga, jefe. Que me he encontrado unos discos en un mercadillo. Era un lote de esos de vinilo de cien por un euro, pero me parece que los voy a tirar a la basura, que sale un tipo muy raro.

— ¿A ver?

— Seguro que ni pajolera idea de quién es. Es que es muy raro.

— Chaval, tienes razón. Un pringao. Anda, acércate que, por una vez, te has ganado un abrazo. Continuar leyendo «Historia de un Hit Volumen XII – José Luis Perales»

Andrey Vinogradov

Andrey Vinogradov es un músico, un artista nacido  en Ekaterinburg (Ural del Norte). Graduado con honores en la Escuela de Música Gnessin de Moscú, completó su formación en la Academia de Música de Gnessin. Aunque su primeras influencias van del jazz clásico hasta jazz-rock, actualmente su sonido es más folk tradicional, introduciendo nuevos sonidos y combinándolos con los tradicionales. Continuar leyendo «Andrey Vinogradov»

Fiona Apple

Fiona Apple es una cantante que hace lo que le da la gana y sabe cómo hacerlo para capotar tu atención. Nacida en Manhattan, Nueva York, además de cantar, compone. Su música es muy personal y si buscas algo comercial o chunda-chunda, lo mejor es que salgas por la puerta que entraste y busques otro lugar, porque este no es el tuyo. Continuar leyendo «Fiona Apple»

Carole King

Carole king es una de esas cantantes que tienen un bagaje, dentro de la historia de música, muy difícil de cuestionar. Estoy seguro que, hoy día, no tendría la repercusión que tiene y eso nada tiene que ver ni con su creatividad, calidad como compositora de letras y música. Lo tiene todo para haber triunfado, pero lo ha hecho porque tuvo la fortuna de poder demostrar lo que valía en un momento en el que había una necesidad de que la música rompiera con todo lo que se había hecho hasta ese momento. Continuar leyendo «Carole King»