Hooverphonic

Hooverphonic es un grupo belga, formado en 1996, que ha recorrido un camino muy parecido a otros grupos en lo referente a la formación como tal. Me refiero a que los que actualmente conforma esta formación poco tienen que ver con los que la iniciaron y, sin embargo, parece que llevan desde el principio.

No es de los grupos que guardo en mi vitrina de los magníficos, pero tienen “un no sé que, que que se yo, pero me encanta”, diferente al resto y es imposible de obviar. En cuanto les escuchas ya estás enganchado. Bueno, en realidad me has enganchado sus vídeos con orquesta sinfónica, en la que la cantante tiene una presencia musical y vocal impresionante, junto con los demás miembros del grupo.

Tiene ese aire de tugurio de jazz de película de gánster,  pelo muy corto y una voz que te atrapa. La orquesta suena espectacular y el resto del grupo completa un ambiente de lo más intimo y eso que es un concierto. Es lo que tiene hacer bien las cosas.

En ocasiones no puedes evitar pensar que un grupo, si hubiera hecho este tipo de trabajo desde el principio, sin pensar en las ventas de discos, es más que posible que sería mucho más reconocido. No es que no lo esté sino que parece que, para que tenga una cierta credibilidad, tiene que hacer un concierto sinfónico y es en estos en los que se ve realmente cuando un grupo es mucho más que sus éxitos. Y este grupo es mucho más que sus éxitos.

Da gusto escuchar cada tema con calma, disfrutando de la voz de la cantante y de las melodías de las canciones, que son mucho más que acordes encadenados.

Vale que llevan mucho tiempo en esto de la música, pero para mí es un descubrimiento y nunca es tarde para disfrutar de la buena música, sea cuando sea y en el momento que sea.

Aquí os dejo una compilación de sus vídeos.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Camilo Sesto – Historia de un Hit Voilumen XIV

— Oiga Jefe, ¿Puedo preguntarle algo?

— Lo que quieras. Otra cosa es que te quiera responder o te conteste lo que me de la gana.

— Verá, es que el otro día estuve husmeando entre sus discos de plástico…

— Joder, chaval, contigo no hago nada de provecho para el mundo. De vinilo, son de vinilo.

— ¿Pero eso no es plástico?

— Nada, el mundo llega a su fin, eso seguro. La gente está muy tocada del ala o es que ya no saben ni lo que dicen. Chico, habla bien, con los términos adecuados y puede que hoy aprendas algo nuevo.

— Sí, vale, lo que quiera. Pues lo que le decía, que hurgando en su colección había un tipo con greñas, con una pinta rarísima.

— ¿Pues ahora no caigo? Dime alguna de sus canciones.

— Si aquí tengo el disco. A ver… sí, aquí pone “Perdóname”,

— ¿Me lo puedes acercar? Sigo sin darme cuenta de quién puede ser.

Se lo acerqué al muy cabrón. Se las sabe todas. Esperó disimulando hasta que me tuvo a la distancia de la mano, un poquito más cerca. No vi venir cómo su mano impactaba en mi cara.

— ¡Por el amor de Dios! No le tienes respeto a nada. Te digo que escuches, que oigas, que mires y no me has hecho caso ninguno.

 ¡Hostia, jefe!

— La que te he dado.

— Eso seguro. ¿Pero a qué viene esto?

— Es que hacía tiempo que  no te la habías ganado y hoy tocaba, por inútil musical.

— ¡Coño, cómo pica!

— Y más que debía picarte. ¿Cómo puedes no reconocer a Camilo Sesto? Camilo Sesto es el cantante, compositor, la voz que ha sido una referencia desde los años 60 y que sigue siéndolo, aunque ahora mismo no quede mucho de quién fue.

— ¿Tanto ha sido?

— Y más, pero mucho más. Ha compuesto para los más grandes y ha vendido discos… ¡Puf! Pero es que, además, ha sido el artista internacional, junto con Julio Iglesias, más importante. ¿Sino por qué te crees que lo llamaban “Camilo Super Star”?

— Ya veo que le gusta.

— No chaval, es que me emociono al recordar lo que hizo este pedazo de artista. Tu no lo comprenderás porque estás alelado con el “chunda-chunda”, pero es que hasta que te paras a comprender de verdad la música que se hizo en España en esas décadas y lo que supone para la historia de la música, no serás capaz de entender lo que fue esa época para conocer la actual.

— Pues ahora me ha entrado el gusanillo. ¿Quiere que lo ponga en el tocadiscos?

— Ya estás tardando.

— ¿Por que será que, cada vez que su mano impacta en mi cara, quiero escuchar el disco del que le hablo y es el causante de la hostia?

— Porque tu única neurona despierta y se pone receptiva.

¿A ver si va a ser eso?

— Venga, no perdamos tiempo. 

— Ahora mismo.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Sofía Ellar

Hay algo extraño, para mí, en esta cantante: Sofía Ellar. La escucho atentamente y, en ocasiones, me recuerda las voces de otras artistas femeninas, pero a medida que sigue sonando en mis oídos, me doy cuento de que no es así. Tiene voz propia, calidad, claridad y una delicada fuerza.

Ella es el centro y a su alrededor se va entretejiendo un pequeño universo que va creciendo poco a poco y al que se le van añadiendo más matices convertidos es músicos, letras frescas, cercanas, sonidos que te hacen recordar aquellos momentos que recuerdas con cariño; que, en ocasiones, extrañas.

Pero también, ese universo está lleno de colores, colaboraciones y mucho camino que recorrer y en el que encontrar nuevos pequeños universos que, si sigue creciendo, se harán muy grandes…, y seguro que más que grandes.

Tengo la sensación que los pequeños pasos, pero firmes, son los que están marcando su trayectoria musical.

Algo a destacar es que, aunque para muchos es una desconocida, su voz es habitual en muchas colaboraciones con artistas más que conocidos o con el peso suficiente para que se reconozca su trayectoria.

Es como que no parezca que esté, pero está y cuando la escuchas, el espacio físico y auditivo se llena y no puedes volver a escuchar aquel tema musical si no es con su voz, con lo que transmite con su voz. Eso no es fácil de conseguir,  ni de hacer llegar dentro de alguien. A mi me transmite lo que canta y llega dentro.

¿Si pienso que debería de tener mayor repercusión? Sí y no. Creo que tiene la calidad y el sonido para volar lejos y alto, pero tengo la sensación de que su momento no es ahora mismo, que está haciendo las cosas bien, a un ritmo adecuado y que. si su momento llega. cuando esté más que asentada y con un bagaje musical consolidado, entonces estoy seguro de que no la pararán.

En la industria musical no es sólo que sepas, tengas o puedas, sino también estar en el momento adecuado y, sobre todo, tener algo que decir y no sólo un éxito que, en la mayoría de las ocasiones, puede ser demasiado efímero.

Para mí, tiene mucho futuro por delante. Aquí os dejo una selección de sus vídeos para que la disfrutéis.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Elefantes

Elefantes es la historia de un renacimiento, de cómo un grupo que fue una referencia musical durante, más o menos, la mitad de la década de los 90 hasta la mitad del 2000, momento en el que dijo adiós, desapareciendo del panorama durante demasiado tiempo, tanto que nadie parecía creer en su vuelta o que alguna vez hubieran existido, hasta su reaparición en 2013. Sigue leyendo “Elefantes”

Modestia Aparte

Soy de los que opina que, en ocasiones, más de las creemos, segundas partes nunca fueron buenas y que cuando en tu trayectoria musical no tienes nada más que aportar, salvo el recuerdo de aquello que te llevó a la fama, lo mejor es seguir en la música en otros campo y ámbitos, haciendo que tu trabajo sirva para que las nuevas generaciones de artistas te tomen como referencia de una época concreta y beban de lo que en ella se creó. Sigue leyendo “Modestia Aparte”

Golpes bajos

Golpes Bajos era un grupo nacido Vigo de grandes músicos, liderados por Germán Copini, acompañado de Teo Cardalda, Pablo Novoa y Luis García. Aunque el grupo estuvo activo entre 1982 y 1998, creo que su importancia destaca, sobre todo, en la década de los 80. Como grupo, destacó por sus temas incisivos, nada amables, cuya profundidad, mensaje y elaboración de letras distaban de lo que podía pensarse que era un grupo de aquel momento, ya que la mayoría tenían y buscaban ese punto comercial de éxito. Sigue leyendo “Golpes bajos”

Carole King

Carole king es una de esas cantantes que tienen un bagaje, dentro de la historia de música, muy difícil de cuestionar. Estoy seguro que, hoy día, no tendría la repercusión que tiene y eso nada tiene que ver ni con su creatividad, calidad como compositora de letras y música. Lo tiene todo para haber triunfado, pero lo ha hecho porque tuvo la fortuna de poder demostrar lo que valía en un momento en el que había una necesidad de que la música rompiera con todo lo que se había hecho hasta ese momento. Sigue leyendo “Carole King”