1974 – Historia de un Hit Volumen XVII (Ahora en inglés)

—Oiga, jefe.

—Ya estamos. A ver qué quieres ahora.

—Pues que le estaba dando vueltas a la cabeza…

—No, si muy en su sitio no la tienes, la verdad.

—Bueno, jefe, pues lo que le decía. Que estaba yo con mis pensamientos sobre lo importante que es la referencia musical del año en que nacemos, como contexto histórico, y, tras la charla del otro día, me he quedado con una duda.

—Tu dirás.

—La duda que tengo es que los temas que escuchamos sólo eran españoles.

—¿Te diste cuenta ahora?

—¿Qué?

—Lo que yo te diga. Ya lo sabía, pero estaba esperando a que me lo preguntaras. Por eso te tenía preparada una selección de temas en inglés, porque en esa época era lo que molaba más, lo que llamaba más a la gente joven y porque era mucho mas moderno el escuchar música en ese idioma.

—Eso es trampa, jefe.

—No, eso es centrarse en lo que te gusta, que te despistas más que una mosca, pero te doy el beneficio de la duda porque te has dado cuenta tú solito del tema.

—¿Y qué hacemos ahora, jefe?

—Muy sencillo, vamos a ir hasta el mueble donde tengo los discos, localizamos los que tengo en la cabeza y que corresponden al año 1974, hacemos una selección de ellos y los escuchamos, para que te des cuenta de que muchos de los sonidos, ritmos y matices musicales están más que utilizados en los grupos actuales, que parecen que no han evolucionado ni saben hacer música sino es tomando prestado lo de mis viejos conocidos.

—Es usted un poco moñas, ¿no?

—¿Yo, moñas? ¿Pero de dónde has sacado tu esa expresión, que podía ser de mi abuelo? Escúchame bien, chaval. Ya les gustaría a muchos de tus colegas, amiguitos músicos, componer, aunque sólo fuera una vez en la vida, un tema que se acercara a alguno de los que vamos a escuchar. Te puedo asegurar que la calidad, las letras, ritmos, las voces, de esa época, raramente las escucharás ahora si no es con millones de filtros y el autotune. Antes, o valías, y valer significaba saber cantar y tener buena voz, o de patitas a la calle a trabajar de lo que fuera. Todos querían triunfar, pero sólo unos pocos y muy buenos llegaban arriba. Ahora es todo negocio, marketing y dinero para las radios y la tele. Grupos y cantantes que, la mayoría de las veces, no pueden cantar fuera de un estudio porque se nota que son un producto de programas informáticos, y los que valen de verdad se cuentan con los dedos de la mano.

—Está usted muy combativo hoy.

—No, lo que pasa es que estoy hasta la higa de que nos quieran vender música que no lo es, sino bases de ritmos, que me parece bien, pero que está demasiado enlatado; cantantes que no lo son; grupos que ni se acercan a lo que significa ese concepto y que me hablen de nueva música cuando, en la mayoría de las ocasiones, son remezclas o refritos de clásicos de toda la vida.

—¿Y qué hacemos, jefe?

—Lo que te acabo de decir. A poner los vinilos y a disfrutar.

—Ya estábamos tardando.

—Lo que te dije el otro día: no todo está perdido.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa.

Alizzz

Alizzz es lo que yo llamo un artista multidisciplinar. Así, su faceta como músico también abarca la de DJ, productor musical, compositor, etc. Vamos, que estamos ante un artista 360.

Su trabajo como compositor podemos encontrarlo en temas de artistas actuales tan conocidos e influyentes del panorama musical como Tangana, Rosalía o Lola Índigo. El problema es que cuando uno es bueno en lo que hace y, además, sabe hacerlo, empieza a desear ampliar las miradas a lo nuevo y también a probar en lo vocal y cantar también sus propios temas, aunque sea a través de colaboraciones.

¿Resultado? Algo fresco, pop ligeramente indi, muy cuidado, que apetece escuchar, oír, bailar y, sobre todo, con unas letras que cuentan historias, no sólo frases que rimen y ya está. Pero también maneja otros muchos estilos musicales.

La última sorpresa ha sido una versión más íntima, Gallery Session, de un tema que ya había grabado con Amaia. Sinceramente, cada una de ella son preciosas y personales.

Personalmente, me encanta que uno haga lo que le gusta, de la manera que quiere y, sobre todo, creyendo en lo que hace y haciéndolo mejor que bien. Esto lleva a que, cuando uno sabe que lo que hace es de calidad, se le busque y esto es lo que sucede con él. Cada vez son más los que quieres tener cerca este artista.

Quiero escucharlo más, seguirlo y ver hasta dónde llega.

Aquí os dejo unos vídeos para que lo conozcáis mejor y su música en sus distintas facetas musicales.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa.

Siloé

Siloé es el nombre artístico de Fito (Adolfo) Robles. Sinceridad ante todo. No tenía ni idea de quién era hasta que, escuchando la radio, sonaron las primeras notas de su tema La verdad y a punto estuve de no poder buscar el tema porque que quedé tan absorto en la canción que ni pensé en el título o el nombre del grupo. Por suerte,lo repitieron y pude buscar lo en Youtube.

No sé muy bien cómo enfocar estas líneas que escribo porque me ha dejado como en una especie de zona de tranquilidad y, al mismo tiempo, con la sensación de que aquí, en España, tenemos músicos con una sensibilidad muy fuerte a los que apenas les damos espacio y centramos los éxitos de las listas en otros que apenas tienes nada que decir, muy poco o, directamente, son una mierda.

No sólo es cantante, compositor y, por encima de todo, un artista y profesional de la música. Tiene voz, tiene fuerza en lo que canta, en cómo lo canta y una energía brutal que me eriza la piel. Buenas letras, personales, que llegan al «pelómetro».

Yo he visto bastantes de sus vídeos y la misma pregunta me asalta una y otra vez: ¿por qué no tiene más repercusión? No sé si es que no es lo suficientemente vendible o que es demasiado bueno para lanzarlo, ya que se comería de largo a demasiados nombres que suena y que no valen más que la fama que tienen en las redes.

Yo lo único que sé es que, cuando escuchas su voz y el comienzo de las melodías de sus canciones, su cara, tras las gafas oscuras que lleva, parece transformarse y toca la fibra de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

Puede que no sea lo suficiente comercial, pero si hablamos de calidad, puedo asegurar que a Siloé le sobra por todos los poros de la piel y a través de cada cuerda de guitarra o tecla del piano.

Yo no te invito a que lo descubras. Yo te invito a que te sientes y lo escuches sólo o en compañía junto a una cerveza, agua o una copa de vino, frente a una puesta de sol, cierres los ojos y te dejes llevar por algo que, seguro te va a dejar un buen sabor de boca, el mejor de los posos y, seguramente, reconciliarte con la música.

Abrazos muiscales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

La música de Keka… y 4ª parte

Esta es la última parte de la música que me ha inspirado, en ciertos momentos o de manera muy significativa, a la hora de escribir la novela.

Es por ello que, lo mejor es no decir escribir nada más y dejar que los temas hablen solos por sí mismos.

Seguramente lo habréis intuido, pero cada frase anterior a cada vídeo corresponde a cada uno de los títulos de cada capítulo del libro.

Abrazos literarios a todos.

Toda la verdad y nada más que la verdad.

Frío.

Los padres de Teresa.

No puedo ser otra persona que la que soy.

La Alameda: Josefa Praias.

El paseo de Bouzas: Luis Arteixo.

Las cosas claras.

La estación de autobuses: Alberto Remírez.

El ave nocturna: Fernando Avalar.

Te lo avisé.

Todo tiene un final… o no.

Es hora de dejar que el aire entre.

Alejandro Guillán

La música de Keka (3ª Parte)

Keka es un crisol multicolor de olores, imágenes, música, acción, historias vitales, sentimientos y todas ellas se combinan, a lo largo de las páginas, para conformar una historia, una trama que se va urdiendo, capítulo a capítulo, hasta la última de ellas.

Todo ese hilo conductor, todas las palabras están conectadas por melodías que utilice para escribir y están cosidas a la novela. No puedo entender mi forma de escribir sin que haya una banda sonora detrás, que he escuchado una y otra vez y que está llena de muchos títulos de distintos intérpretes y varados estilos.

Nuestra vida es así. Cada momento de nuestra vida, los importantes de verdad podemos asociarlo a una imagen mental, como si fueran fotografías y, de la misma forma, también podemos conectarlo a un tema musical y jamás se borrará de nuestra mente, aunque olvidemos el título del tema.

Por eso, cada capítulo de mi libro está asociado a un tema, que utilice como inspiración, que escuchaba en el momento de escribir o cuyas notas despertaron sentimientos en mí de con una fuerza tal, que no tuve más remedio que tomar papel y bolígrafo o el teclado del ordenado y escribir hasta que el flujo de inspiración menguaba.

Lo esencial es que no entiendo lo que escribo sin que la música esté presente, sin más.

Ritmo interior

La ceremonia

Renacimiento

Sayuri

O Colmenar da Subiada.

¿Cuándo dejamos de ser un equipo?

La mañana en el supermercado.

Cuando el sueño sólo lo parece.

Cenando con Teresa.

Nada ocurre por casualidad.

Alejandro Guillán

La música de Keka (2ª Parte)

A todos nos gusta la música en mayor o menor medida, un estilo más que otro, con más o menos personas a nuestro alrededor, más o menos alegre, con ritmo o tranquila. Hay tantos gustos musicales como personas en el planeta y nos produce todo tipo de sentimientos al escuchar las notas de cada tema .

Para mí es una parte esencial a la hora de escribir, parte de mi creatividad y algo que queda plasmado, de manera indirecta, en cada una de las páginas de aquello que escriba. Por eso, Keka, mi primera novela, está impregnada de música y esa música es la que ha inspirado, en muchas ocasiones, las sensaciones, las tramas, incluso algún personaje.

Pero la música es mucho más. Según nuestro estado de ánimo, escogemos la adecuada para identificarla con nuestro sentimientos o todo lo contrario. De la misma manera, nos ayuda a concentrarnos, a despertar la inspiración y muchas veces, sin buscarlo, incluso marca el ritmo de aquello que escribimos y el tono del mismo.

Lo que quiero decir con todo esto es que la música no es únicamente notas musicales en un pentagrama y que alguien interpreta con la voz o un instrumento musical.

Por eso Keka no es sólo una novela, es muchas parte de mi mismo plasmadas en palabras a través de capítulos, que conforma un libro.

Disfrutar con la compilación.

Abrazos musicales.

Cita en el MARCO

Descubrimiento

Todos tenemos un pasado

Laxeiro

Verónica

El arquitecto

¿Por que?

El nacimiento de Jorge La Vela

El principio del fin

Tortura

Vigo

Kokoro

La ceremonia

Madrid

Alejandro Guillán

La música de Keka (1ª Parte)

Cuando uno escribe un libro, la inspiración para hacerlo puede venir a través de muchas vertientes: imágenes, recuerdos, experiencias, encuentros, lecturas, la música, etc. Es esta, la música, la que ha sido, además de una fotografía, la que me ha acompañado en el todo el proceso y ha sido esencial para plasmar en páginas aquello que quería mostrar.

Por eso, esta publicación es una manera de dar las gracias a la música que me gusta, que me rodea, que me inspira a la hora de escribir y, sobre todo, sin la que no sería la persona que soy.

En muchas ocasiones es mejor no decir de más y dejar que la persona comprenda aquello que quieres expresar con poco, intentar que sienta aquello que has escrito a través de otras vías.

Pero detrás de cada página de un libro están, además del propio escritor, aquellos que han creído en él, que han realizado una crítica constructiva y, sobre todo, en mi caso, aquellos que entienden mi universo musical en el que entra todo tipo de música, pero de la que escojo aquella que me llega dentro.

Cada uno de los temas, que podréis escuchar en esta publicación, representa cada uno de los capítulos de mi novela: Keka.

Abrazos musicales.

¿Te acuerdas cuando deje de ser niña ?

Equivoqué el camino.

Miguel galán.

Hay momentos en que no puedes elegir.

Yo decido.

Cuando conocía a Macam.

Todo tiene un comienzo.

Media hora

¿Quién es Macam?

Transformación.

Aceptación y conversión.

Natsuki, Luna de Verano.

Alejandro Guillán.

Najla Shami

Najla Shami es como un cuento de hadas que un día te susurran al oído frente a las Islas Cíes en Vigo, tomando algo en La Vela, mientras ves caer la puesta de sol y sientes el deseo a flor de piel. No puedes evitar enamorarte y te dejas llevar por la música de las palabras.

Ella es así, como un cuento jamás escuchado, pero, en el instante que lo descubres, sabes que jamás podrás olvidarlo. Por eso, cada vez que venga a tu mente, lo recordarás con cariño y del mismo modo que lo recibiste.

Ella es cantante y compositora, ella es una mezcla de la diversidad multicultural de la que presumimos los nacidos en Galicia. En ella es mezcla de lo palestino y lo gallego, ademas de otras tierras cercanas y lejanas al mismo tiempo.

Como me ocurre con aquellas voces que me gustan y disfruto al escucharlas, no soy imparcial y tengo que decir que si, en principio, no la conocía ni me habían hablado de ella, quizá este era el  momento vital en que debía conocerla y escucharla porque, sinceramente, es una auténtica maravilla sonora, es una belleza el poder degustar cada uno de sus temas .

No hablo de presencia física, aunque su belleza sea evidente, pero eso es algo completamente al margen de su capacidad como intérprete, de su energía a la hora de interactuar con el público. Es una de esas artistas de la que puedes decir perfectamente: ella tiene que triunfar sí o sí.

Además de compositora, destaco lo fantástico que es poder escuchar a una cantante a la que se le entiende todo lo que dice porque es una forma de transmitir aquello que desea hacer llegar al público.

Por otro lado, es increíble el registro vocal que utiliza según el tema que va a interpretar, sorprendiendo a quien escucha por la capacidad que ella tiene en cuanto a adaptabilidad vocal y según la exigencia de la canción.

Yo no puedo otra cosa que sentarme y dejar que mis oídos se llenen de magia, de cuentos jamás escuchados y soñar con cada una de las canciones de esta mujer, de esta cantante, de esta artista que me ha llegado muy adentro.

Os dejo una compilación de varios de sus temas.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Cuando el «Cover» es mejor que el original… o se le acerca bastante

Soy de los que piensa que, en muchas ocasiones, no siempre el que canta una canción es el mejor intérprete de la misma y, en consecuencia, hay otros cantantes que lo hacen mejor o, simplemente, al variar el tema interpretado, de dan una visión distinta que lo mejora.

Podíamos hablar mucho sobre el tema y llegaríamos siempre a la misma conclusión: no todos los artistas reconocidos, reconocibles y/o famosos, cantan bien.

Esta entrada es corta porque sólo es un apunte de unas notas que espero poder ampliar. Por ahora, lo mejor es dejar que la música hable por sí misma.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa