Siloé

Siloé es el nombre artístico de Fito (Adolfo) Robles. Sinceridad ante todo. No tenía ni idea de quién era hasta que, escuchando la radio, sonaron las primeras notas de su tema La verdad y a punto estuve de no poder buscar el tema porque que quedé tan absorto en la canción que ni pensé en el título o el nombre del grupo. Por suerte,lo repitieron y pude buscar lo en Youtube.

No sé muy bien cómo enfocar estas líneas que escribo porque me ha dejado como en una especie de zona de tranquilidad y, al mismo tiempo, con la sensación de que aquí, en España, tenemos músicos con una sensibilidad muy fuerte a los que apenas les damos espacio y centramos los éxitos de las listas en otros que apenas tienes nada que decir, muy poco o, directamente, son una mierda.

No sólo es cantante, compositor y, por encima de todo, un artista y profesional de la música. Tiene voz, tiene fuerza en lo que canta, en cómo lo canta y una energía brutal que me eriza la piel. Buenas letras, personales, que llegan al “pelómetro”.

Yo he visto bastantes de sus vídeos y la misma pregunta me asalta una y otra vez: ¿por qué no tiene más repercusión? No sé si es que no es lo suficientemente vendible o que es demasiado bueno para lanzarlo, ya que se comería de largo a demasiados nombres que suena y que no valen más que la fama que tienen en las redes.

Yo lo único que sé es que, cuando escuchas su voz y el comienzo de las melodías de sus canciones, su cara, tras las gafas oscuras que lleva, parece transformarse y toca la fibra de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

Puede que no sea lo suficiente comercial, pero si hablamos de calidad, puedo asegurar que a Siloé le sobra por todos los poros de la piel y a través de cada cuerda de guitarra o tecla del piano.

Yo no te invito a que lo descubras. Yo te invito a que te sientes y lo escuches sólo o en compañía junto a una cerveza, agua o una copa de vino, frente a una puesta de sol, cierres los ojos y te dejes llevar por algo que, seguro te va a dejar un buen sabor de boca, el mejor de los posos y, seguramente, reconciliarte con la música.

Abrazos muiscales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Teddy Swims

Cantante y Compositor nacido en Atlanta, Estados Unidos, Teddy Swims es una referencia musical en este país aunque, si buceamos en su biografía personal, no acertaríamos conectarla con la musical.

Nieto de un pastor pentecostal, ex jugador de fútbol y estudiante de teatro. Este es el punto de partida. Sin embargo, a medida que avanza en su vida, la música sí va envolviendo esta a través del funk, soul, pasando por el metalcore. Pero éste no será la única influencia de este artista que, a traves de varios grupos de diferentes estilos, explora desde el gospel, el R&B hasta el pop-punk.

Sin embargo, aunque todas estas paradas musicales son su base, no se quedó con ninguna y, actualmente, es muy complicado definir su estilo y muy probablemente cuál sera dentro de unos años.

Teddy Swims, además de una imagen más que personal y definida, posee una gran voz y una buena banda que le acompaña en este camino que se ha trazado.

Por mi parte, llegué a él a través de sus versiones de temas de otros cantantes y es en estos en los que he centrado la recopilación de sus vídeos. ¿Por qué lo hago? Por que creo que es una manera de apreciar mejor su voz real y, sinceramente, creo que es muy buena. Además, son más las versiones musicales que tiene que vídeos oficiales.

Lo que sí valoro mucho, por observación empírica, es que este artista tiene claro qué quiere hacer en esto de la música y la forma de hacerlo. Es una visión muy personal, pero parece firme y constante y eso es algo de valorar.

Para mí es uno de estas personas que no sabes si llegará a ser importante dentro de la industria musical, en la que sí tendría algo que decir, pero también que tiene una manera muy personal de entender la música y eso hace que esté más cerca del panorama independiente o, al menos, de un público menos amplio.

Aquí os dejo la compilación.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

Sales

Sales es uno de esos grupos que se sumerge en el lenguaje musical de lo independiente y, más concretamente, en el Indie Rock. Son originarios de Orlando, Florida, en Estados Unidos y, sinceramente, me gusta mucho cómo suena.

Muchos de los que lean este artículo y vean algunos de sus vídeos, se darán cuenta de que los temas Renee o Chinese New Year se han hecho conocido por ser usado en muchos de los micro vídeos de la aplicación Tik Tok como música de fondo y eso puede ser un “San Benito” para muchos grupos que intentan desmarcarse de ese aspecto tan comercial o, directamente, no quieren ser asociados a ese tipo de aplicaciones porque desmerecen el trabajo que hacen.

Este grupo destacan, como pareja musical principal de este,  la vocalista y guitarrista Morgan y el guitarrista y programador Shih.

Si bien es cierto que, hasta el día de hoy, desde el inicio de su formación en 2013, su discografía se ha centrado en el lanzamiento de singles y un Ep, Sales EP, me apetece mucho poner en valor el trabajo minucioso que hacen, la personalidad que se observa marcada en el grupo, algo que no es fácil de conseguir, la voz tan particular y atrayente de la vocalista del grupo y cómo son capaces de irradiar una energía más que especial en los temas y en sus directos, logrando captar la atención de un público que crece cada día más, entre ellos el que escribe.

Vale que no soy un entusiasta de lo Indie y lo reconozco. Creo que en todo estilo musical hay buenos grupos, otros que pasan el corte, mediocres y mucha “broza” que creen ser algo que nunca serán.

En este caso, creo que es un grupo que tiene algo muy bueno para forjarse una trayectoria más que interesante: calma. Por lo menos es lo que creo. No es cuestión de correr para no llegar a ningún lado o llegar a la meta con atajos que, a la larga, los desviarán definitivamente. Creo que quieren hacerlo bien y se toman tiempo en cada paso que dan, lo que hace que el recorrido sea más firme y constante..

Me gusta su sonido, me gusta como canta Morgan, el entidad como grupo y cómo suena toda esa mezcla en cada canción. Tengo la sensación de que no es algo pasajero, que están para quedarse y consolidarse en un panorama musical que no sólamente busca grupos buenos sino la calidad de los mismos y no el sobeteo de lo mismo de siempre.

Sales tiene algo que decir y lo hacen bien, mejor que bien. Os animo a escuchar y ver estos vídeos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

Madness – Historia de un Hit Volumen XV

— Oiga Jefe. ¿A usted le suena un grupo que se llama… ? ¿Cómo era…? ¡Joder!

— ¡Chaval! No te pases que te la ganas, que hace tiempo que no te has ganado una. A ver… Céntrate. Pregunta: ¿actual?

— No.

— ¿Clásico?

— Tampoco.

— ¿Español?

— Ni de broma.

— Inglés.

— Al menos cantan en ese idioma.

— ¿De hace cuanto tiempo?

— Casi cincuenta años.

— ¡Vaya! Interesante. ¿Pop?

— A mí me suena a Ska, pero no creo que sea el caso, que eso es de ahora, ¿no?

— ¿De ahora? Escucha, chaval. Tú me estás hablando de Madness, ¿Verdad?

— ¿Cómo lo sabe?

— Porque uno escucha, lee y estudia, sobre todo, le apasiona la música.

Madness es un grupo que es toda una referencia. ¿Sabes cuándo te intentan colar que un grupo actual es la leche , que ha creado un sonido nuevo, que lo esta “petando” que…?

— Sí, claro.

— Tu asientes tranquilamente, pero cuando otra persona se ha callado de una vez, le sueltas: Eso ya estaba inventado. No me cuentes nada porque lo que tu escuchas de muchos grupos de Ska de ahora, de los que creen que el mundo gira gracias a ellos, no entienden que Madness, hace 44 años —sí, como lo escuchas y lo lees— hacia bailar a medio mundo con esos ritmos. ¿Y sabes lo más simpático? Son de  Camden Town, Londres, Reino Unido. ¿Cómo te quedas?

— Pero a mi me dijeron…, yo escuché… ¿Está seguro?

— No, soy imbécil, no sé lo que digo y como no lo sé, me lo invento para “vacilarte”. ¡No te digo! A ver si te entra en la mollera. Que muchos grupos del panorama musical actual no hacen más que copiar lo que otros han hecho mucho antes, por mucho que lo quieran vestir de novedoso. Y lo peor, que suena mejor el original que la copia burda de otros grupos que me quieres hacer escuchar alguna vez que otra. ¿Lo quieres más claro?

— Como el cristal de mi casa.

— Pues entonces tienes que saber, según mi humilde opinión, aunque sabes que tengo razón en todo lo que digo, si tengo que elegir entre el ahora y el antes de este grupo, sabes que me quedaré con la anterior, que se situó entre 1976 y 1986. Como te habrás dado cuenta, de nuevo la década de los 70 y 80.

— Pues ahora que lo dice, creo que ya voy entendiendo cuál es su punto de vista con respecto a la música.

— Es más. Cuando miras sus vídeos te das cuenta de que buscan la crítica social, pero desde un punto de vista ácido, intentando darle un punto alegre, como la música Ska, lo que hace destacar mas esa visión crítica de lo que se quiere criticar.

— Eso es interesante.

—Pero de nada vale esa crítica si la música es igual siempre o la forma en que se presenta es una porquería. Eso es lo que diferencia a Madness de otros grupos. Hacen buena música, muy currada como banda, buenas letras y le imprimen el carácter británico, ese aire que los hacen distintos y, sobre todo, la famosa “flema”.

— ¿Pues sabe que me apetece escucharlos bien? Con sus comentarios y todo.

— Pues al mueble de mis vinilos y a disfrutar. Por una vez te libras porque me has hecho recordar y, sobre todo, te has ganado mi simpatía. Venga, al lío musical.

— A él vamos.

La mirilla curiosa.

Alejandro Guillán.

Deacon Blue

Deacon Blue es una de esas bandas que, sí o sí, son parte de las referencias musicales de la década de los 80, de la historia de la música y de géneros tan esenciales como el Pop, Rock, Blues, Rock Alternativo, Pop Rock o el Sophisti-Pop.

En este grupo de Glasgow, formado en 1985 destacan  las caras de los vocalistas Lorrain Mcintosh y Ricky Ross, voces reconocibles nada más escucharles en cada uno de los temas que interpretan.

Este es uno de esos grupos que transmiten una energía especial, que hacen que te sientas bien, que una sonrisa asome a tus labios y, sobre todo, que queden en la memoria una vez los escuchas por primera.

Está claro que el tiempo pasa para todos y que, seguramente, han vivido mejores tiempos y de más éxito. Sin embargo, han sabido mantenerse en un nivel de trabajo y reconocimiento más que bueno y sus conciertos se llena de nostálgicos y de nuevos oídos que entienden y comprenden la importancia de grupos como este y reconocen la calidad de su trabajo musical.

Deacon Blue es una banda y como tal, su forma de presentarse, de tocar, su personalidad está definida por un sonido propio, en el que la mezcla de la batería, los teclados y las guitarras, así como los instrumentos de viento, como el saxofón o la trompeta, son una parte troncal a la hora de escucharlos. 

Esta banda es de las que marcaron una generación, de las que eran parte de la colección de cromos y pegatinas que muchos adolescentes tenían en sus carpetas y libretas, pero, sobre todo, de los que dejaron huella en una década que buscan nuevas referencias  musicales, frescas, al margen de los primeros años de los 80, mucho más trasgresores.

El que no los haya escuchado nunca se llevará una agradable sorpresa y el que los ha disfrutado en el momento que aparecieron, seguro que le asoma una sonrisa recordándolos.

Aquí os dejo una recopilación de varios de sus vídeos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La música de Keka… y 4ª parte

Esta es la última parte de la música que me ha inspirado, en ciertos momentos o de manera muy significativa, a la hora de escribir la novela.

Es por ello que, lo mejor es no decir escribir nada más y dejar que los temas hablen solos por sí mismos.

Seguramente lo habréis intuido, pero cada frase anterior a cada vídeo corresponde a cada uno de los títulos de cada capítulo del libro.

Abrazos literarios a todos.

Toda la verdad y nada más que la verdad.

Frío.

Los padres de Teresa.

No puedo ser otra persona que la que soy.

La Alameda: Josefa Praias.

El paseo de Bouzas: Luis Arteixo.

Las cosas claras.

La estación de autobuses: Alberto Remírez.

El ave nocturna: Fernando Avalar.

Te lo avisé.

Todo tiene un final… o no.

Es hora de dejar que el aire entre.

Alejandro Guillán

La música de Keka (3ª Parte)

Keka es un crisol multicolor de olores, imágenes, música, acción, historias vitales, sentimientos y todas ellas se combinan, a lo largo de las páginas, para conformar una historia, una trama que se va urdiendo, capítulo a capítulo, hasta la última de ellas.

Todo ese hilo conductor, todas las palabras están conectadas por melodías que utilice para escribir y están cosidas a la novela. No puedo entender mi forma de escribir sin que haya una banda sonora detrás, que he escuchado una y otra vez y que está llena de muchos títulos de distintos intérpretes y varados estilos.

Nuestra vida es así. Cada momento de nuestra vida, los importantes de verdad podemos asociarlo a una imagen mental, como si fueran fotografías y, de la misma forma, también podemos conectarlo a un tema musical y jamás se borrará de nuestra mente, aunque olvidemos el título del tema.

Por eso, cada capítulo de mi libro está asociado a un tema, que utilice como inspiración, que escuchaba en el momento de escribir o cuyas notas despertaron sentimientos en mí de con una fuerza tal, que no tuve más remedio que tomar papel y bolígrafo o el teclado del ordenado y escribir hasta que el flujo de inspiración menguaba.

Lo esencial es que no entiendo lo que escribo sin que la música esté presente, sin más.

Ritmo interior

La ceremonia

Renacimiento

Sayuri

O Colmenar da Subiada.

¿Cuándo dejamos de ser un equipo?

La mañana en el supermercado.

Cuando el sueño sólo lo parece.

Cenando con Teresa.

Nada ocurre por casualidad.

Alejandro Guillán

La música de Keka (2ª Parte)

A todos nos gusta la música en mayor o menor medida, un estilo más que otro, con más o menos personas a nuestro alrededor, más o menos alegre, con ritmo o tranquila. Hay tantos gustos musicales como personas en el planeta y nos produce todo tipo de sentimientos al escuchar las notas de cada tema .

Para mí es una parte esencial a la hora de escribir, parte de mi creatividad y algo que queda plasmado, de manera indirecta, en cada una de las páginas de aquello que escriba. Por eso, Keka, mi primera novela, está impregnada de música y esa música es la que ha inspirado, en muchas ocasiones, las sensaciones, las tramas, incluso algún personaje.

Pero la música es mucho más. Según nuestro estado de ánimo, escogemos la adecuada para identificarla con nuestro sentimientos o todo lo contrario. De la misma manera, nos ayuda a concentrarnos, a despertar la inspiración y muchas veces, sin buscarlo, incluso marca el ritmo de aquello que escribimos y el tono del mismo.

Lo que quiero decir con todo esto es que la música no es únicamente notas musicales en un pentagrama y que alguien interpreta con la voz o un instrumento musical.

Por eso Keka no es sólo una novela, es muchas parte de mi mismo plasmadas en palabras a través de capítulos, que conforma un libro.

Disfrutar con la compilación.

Abrazos musicales.

Cita en el MARCO

Descubrimiento

Todos tenemos un pasado

Laxeiro

Verónica

El arquitecto

¿Por que?

El nacimiento de Jorge La Vela

El principio del fin

Tortura

Vigo

Kokoro

La ceremonia

Madrid

Alejandro Guillán

La música de Keka (1ª Parte)

Cuando uno escribe un libro, la inspiración para hacerlo puede venir a través de muchas vertientes: imágenes, recuerdos, experiencias, encuentros, lecturas, la música, etc. Es esta, la música, la que ha sido, además de una fotografía, la que me ha acompañado en el todo el proceso y ha sido esencial para plasmar en páginas aquello que quería mostrar.

Por eso, esta publicación es una manera de dar las gracias a la música que me gusta, que me rodea, que me inspira a la hora de escribir y, sobre todo, sin la que no sería la persona que soy.

En muchas ocasiones es mejor no decir de más y dejar que la persona comprenda aquello que quieres expresar con poco, intentar que sienta aquello que has escrito a través de otras vías.

Pero detrás de cada página de un libro están, además del propio escritor, aquellos que han creído en él, que han realizado una crítica constructiva y, sobre todo, en mi caso, aquellos que entienden mi universo musical en el que entra todo tipo de música, pero de la que escojo aquella que me llega dentro.

Cada uno de los temas, que podréis escuchar en esta publicación, representa cada uno de los capítulos de mi novela: Keka.

Abrazos musicales.

¿Te acuerdas cuando deje de ser niña ?

Equivoqué el camino.

Miguel galán.

Hay momentos en que no puedes elegir.

Yo decido.

Cuando conocía a Macam.

Todo tiene un comienzo.

Media hora

¿Quién es Macam?

Transformación.

Aceptación y conversión.

Natsuki, Luna de Verano.

Alejandro Guillán.

Los Mejillones Tigre

Los Mejillones Tigre son una banda muy difícil de catalogar, pero lo que sí es cierto es que, siendo de Jaén, son capaces de mezclar, al igual que lo hace la música en Brasil, desde el Boogaloo, Rock & Roll, Garage, Psicodélia, el Soul y… a saber que más pueden absorber, musicalmente hablando.

No sabemos si, como dice su propio nombre artístico, es para que nos lo comamos, si es que tienen un “sabor musical” fuerte y que rasga nuestro interior o, quién sabe, se acercan despacio como los tigres y nos atrapan sin que nos demos cuenta, aunque tal vez sea por que son fruto del mar, como los mejillones. Finalmente, podemos sospechar que, como el conocido plato de mejillones, se alimentan para sus temas de aquello que viven cada día en lo cotidiano, ya sea la calle, los bares y terrazas mientras se toman una tapita de este molusco bivalvo.

Lo que está claro es que suena fresco, suena bien y, sobre todo, alimenta los oídos con un modo muy artístico y personal de entender la música, pero que cala dentro y, sobre todo, está bien construida y madurada, no pasa desapercibida y, sobre todo, que no deja indiferente a quien lo escucha, provocando ese toque eléctrico tan necesario.

Lo que está claro es que, cada vez más, son muchos los grupos de corte independiente que están asomando en el panorama musical actual y, a diferencia de otras épocas, sí tiene algo potente que decir, como lo hace este grupo: Los Mejillones Tigre.

Yo no soy adivino ni sé lo que el futuro le deparará a este grupo, pero sí que puedo decir que son buenos, su música es buena y tienen esa buena onda que gusta escuchar en compañía, con unas cervezas y hacer que el cuerpo se mueva con su ritmo.

También es interesante ese punto ácido y crítico que desprenden sus letras y la cercanía de las mismas, haciendo que enganche a un número cada vez mayor de público.

Lo dicho, pero lo mejor es escucharlos. Aquí os dejo una compilación de algunos de sus temas.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa