The Idan Raichel Project

EL CORAZÓN EN UN PUÑOSeguro que a alguno de vosotros le ha pasado alguna vez que, en algún momento, ha sentido que los nuevos grupos parecían tocar las mismas canciones, sonar de la misma manera. Uno pensaba que aquello iba a acabar mal. Pero sin saber por qué, al cambiar de emisora, buscando algún vídeo en Youtube y haberle dado al click que no era, aparece una una canción que para tu mano, centra tus oídos y escuchas.

A mí también me pasa, me ha pasado y deseo que me siga pasando. Lo sorprendente es que no importa quien sea el cantante o su nacionalidad. Lo importante es que te ha transmitido algo con su música que no vas a olvidar porque la música no se olvida. Ocurre que si vemos miles de fotos, el ser humano las recuerda todas. con la música ocurre lo mismo. Cuando escuchamos algo que nos conmueve jamás se borrará de nuestro recuerdo.

A mi me ocurre, e imagino que a más de uno de vosotros seguro, que a quienes amamos la música de verdad y la sentimos en lo más profundo de nuestro ser, somos capaces de captar lo que el tema musical quiere transmitir. Al escuchar la melodía y la voz unidas sentimos que entendemos cual es la temática y parece que podemos inventar nuestra propia versión.

En este caso, Idan Raichel llego a mí a través de una discográfica muy especial: Putumayo. Recopilatorios de músicas de todo el mundo y entre tantos temas, uno de este artista israelí. Fue escucharlo y soñar, dejarme llevar por la melodía y viajar. Entró en el fondo de mía alma y sentí mucha paz, mucho amor. Lo mejor de todo es que, en la letra, ese sentimiento, el amor, es esencial y también el hilo conductor.

Desde aquel momento paso a mi lista de música que considero mía por lo que me transmite, por lo que me hace sentir y recordar y porque lo bueno se guarda y, al pasar el tiempo, se recupera y uno escucha nuevamente ese tema musical como si fuera la primera vez, para volver a recordar la emoción de las imágenes que asomaron a mi mente aquel día.

© La Mirilla Curiosa

Bob Marley

AROSAEl amor es un sentimiento que todos los seres humanos sentimos hacia otras personas. No importa el color de piel, nuestra ideología política, sexo, edad, lugar de nacimiento, etcétera. Nos acercamos a él una y otra vez con la inocencia de sentir que es un momento importante y esencial en nuestras vidas.

El amor busca, nos hace mejores personas y, sobre todo, nos abre enorme abanico de experiencias personales que podemos vivir de manera intensa. Una de las formas en que el amor se representa es a través de la música. Cuando uno piensa en la música de Bob Marley se crea en la mente una imagen estereotipada del personaje, cuando ha sido mucho más que eso.

Este hombre creo un sonido propio que transmitió al resto del mundo. Uno de los mensajes más importantes que lanzo fue el del amor. El ser humano tiene la capacidad de amar a sus semejantes de forma casi infinita. Por eso la música de este cantante no solo es ritmo. Estamos hablando de sentimientos íntimos convertidos en partituras, en letras, es canciones.

No voy a engañar a todos diciendo que me gusta toda su discografía ni mucho menos. No. Yo soy de los que sienten la música a través de temas concretos que me hacen vibrar. En este caso, Marley tiene varias canciones que son himnos, pero en este caso, hay uno que sobresale entre todos porque respira felicidad, amor y positividad.

El ser humano es bueno, aunque a veces parezca lo contrario. Por eso parecen, existen personas que nos lo recuerdan a través del arte, nos hacen recordar la importancia del amor, de transmitir ese sentimiento a los demás para hacer, de este, un lugar mejor. Cada uno de nosotros tiene en su mano amar.

Bob Marley ha conseguido que su sonido sea reconocible al momento de escucharlo, de transmitir a través de una voz inconfundible y que desapareció demasiado rápido en el tiempo. Como él, como ocurre en muchas ocasiones, no habrá nadie. Lo importante es que algunos de sus temas musicales nos hacen sentir mejor, nos hacen disfrutar y despiertan una sonrisa en nuestro rostro.

© La Mirilla Curiosa

Laura Mvula

DESTINOLaura Mvula es una cantante y compositora del Reino Unido. El jazz y el soul se mezclan en los temas musicales que canta y nos hacen sentir todo tipo de emociones. Cuando escuchamos a esta cantante de color la luz va desapareciendo poco a poco y nos introducimos en un territorio desconocido. Las sombras nos invaden, la luz tenue nos rodea y la voz de esta mujer nos transporta a un mundo de sueños nuevos, de sonidos diferentes y, sobre todo, nos hace ver la música desde otro punto de vista.

Cuando escucho su voz, cuando siento su música, me veo a mi mismo caminando por las calles de los barrios por donde he nacido, de noche, con las manos en los bolsillos disfrutando de una ligera brisa, mientras la luz amarilla de las farolas va haciendo que mi sombra avance y se retrase una y otra vez.

Me veo a mí mismo paseando por calles estrechas, anchas, algunos parques oscuros, donde seguramente habrá parejas queriéndose en las penumbras y, sobre todo, recuerdo los paseos junto al puerto, sintiendo como las olas van llegando hasta los barcos atracados, pequeños o grandes, llenando la noche de una melodía llena de salitre en aquellos instantes.

Laura Mvula es una mujer negra que no te deja indiferente, tanto por su belleza como por su voz. Tampoco te deja indiferente porque destaca por sí misma. Es una cantante de los pies a cabeza, es una mujer que sabe lo que quiere y cómo transmitírtelo para qué te estremezcas al oír los primeros acordes de cualquiera de sus temas.

Cuando escuchas su voz, la potencia de lo que transmite a través de la música no la vas olvidar porque es única. Asocias una voz a un rostro, asocias una voz a un estilo muy personal y te hace soñar, te hace sentir diferente y, sobre todo, hace que todo lo que sientes alrededor deje de ser importante y te centres únicamente en su música.

Yo os invito a escucharla de la misma forma que la escuché por primera vez yo. Hay música que tú la buscas porque te gusta, porque te conmueve y hay música que te encuentra y se queda a tu lado para siempre, como la que te compone y canta Laura Mvula.

© La Mirilla Curiosa

London Grammar

HPIM3049La primera vez que escuché a este grupo, London Grammar, fue viendo un vídeo de surfistas en Barcelona. Las olas eran suaves y los surfistas las cabalgaban una detrás de otra. Las imágenes fueron tomadas desde el filo, desde un dron, combinando las imágenes en tiempo real con las que iban a cámara lenta.

La música de fondo en la clave este grupo, en concreto el tema titulado Hey Now, de su disco If you wait. A partir de ese momento me fue imposible separar ese tema musical de los momentos buenos que he disfrutado en algunos lugares, solo o en compañía. Pero lo que unía a todos ellos era el mar, el está cerca de las olas y notando cómo los pies se empapaban de agua salada, de la salitre y sintiendo cómo poco a poco los pies se van hundiendo en la arena que se mete entre los dedos.

Para todos aquellos que hemos nacido al lado del mar, sabemos lo inolvidable que son algunas estampas. Entre ellas siempre recuerdo aquella en la que estaba en la terraza de un bar de una amiga mía, en Vigo, pegada a la arena de una playa. El lugar se llama La Vela y frente a su terraza, tanto en invierno como en verano, la puesta de sol ocurría delante. Imaginaros la visión de cielo cambiando de colores desde el azul al amarillo, naranja, rojo, violeta… mientras el sol poco a poco se va ocultando detrás del otro lado de la ría.

Al lado la persona con la que compartes una vida, la persona que quieres, mientras te tomas algo fresco. No importa cuánto tiempo pase o vuelvas a ese sitio. Lo importante es que lo recuerdas con cariño y cuando coincide que puedes volver allí, vuelve a ocurrir otra vez la belleza de ese milagro, esa puesta del sol especial, de ese sonido de las olas que llegan a tu alma.

Es por ello que algunos temas musicales llegan más adentro que otros y se graban en tu memoria junto a situaciones y momentos que jamás se olvidarán. Son esos momentos llenos de belleza, de amor, de alegría y en los que, seguramente, tú también has estado rodeado de un marco incomparable, en buena compañía y sintiendo una energía especial en tu piel.

© La Mirilla Curiosa

La Mirilla Curiosa

QUE MIRASPara todos aquellos que se preguntan que quiere ser este blog, decir que cada uno de nosotros tiene una visión personal de la música, una manera de sentirla y unos gustos particulares.  Es  por ello que deseo iniciar un viaje a través de diferentes músicas, grupos, tendencias, temas clásicos, actuales… un intercambio entre este que escribe y vosotros.

Lo que no pretende este blog es ser dogmático, decirle a nadie lo que tiene que escuchar o si lo que le gusta es mejor o peor. Yo escucho de todo y cuando digo de todo, es de todo. Vamos a buscar, a conocer muchas de lo que se escucha a diario, mucho mas de lo que suena una y otra vez, vamos a descubrir que hay un mundo desconocido, un océano de músicas para explorar y que nos va a sorprender por la calidad y por cómo se transmiten los sentimientos a través de los sonidos, de temas musicales.

Para comenzar os dejo este enlace para que conozcáis lo último de Natalia Lafourcade, Hasta la Raiz, un disco que es realmente bueno, tanto o más que el anterior, Mujer Divina.

© La Mirilla Curiosa