Valeria Castro

Valeria Castro es una joven artista de 22 años, nacida en La Palma y es una de esas voces que tiene mucho que decir.

Cuando uno la ve por primera vez, lo que puede apreciar es presencia. A mí me recuerda a la que fue cantante de Madredeus: Teresa Salgueiro. Eso por un lado, pero también hay que destacar en ella una voz preciosa, que te va llenando a medida que la vas escuchando en cada tema que canta.

Vale que, hasta ahora, casi todo su repertorio se centra en versiones de otros temas y que los propios aún son pocos, pero en cada uno de los temas que interpreta es capaz de imprimir su estilo propio, su personalidad y su punto de vista musical. ¿Qué tiene que crecer como artista? Todos lo hacen con más o menos recorrido, pero esta mujer ya tiene una parte de ese camino afianzado y, sobre todo, con una ruta perfectamente trazada. Que llegue antes o después sólo es cuestión de tiempo.

Me encanta esa vibración en su voz tan natural, que activa el «pelómetro» y te dice que sí, que ella tiene ese «algo» que la hace diferente, especial y que hace que sientas que ella sí que es una artista, no en potencia, sino una a la que le falta poco para irrumpir definitivamente en un panorama musical falta de buenas voces como la que ella posee.

Para quien la conozca, no creo que le sorprenda lo que escribo. Para el que se acerca a ella por primera vez, ojalá se sorprenda y se emocione como lo he hecho yo al escucharla.

Aquí os dejo una recopilación de varios de sus vídeos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Anuncio publicitario

Los Mejillones Tigre

Los Mejillones Tigre son una banda muy difícil de catalogar, pero lo que sí es cierto es que, siendo de Jaén, son capaces de mezclar, al igual que lo hace la música en Brasil, desde el Boogaloo, Rock & Roll, Garage, Psicodélia, el Soul y… a saber que más pueden absorber, musicalmente hablando.

No sabemos si, como dice su propio nombre artístico, es para que nos lo comamos, si es que tienen un «sabor musical» fuerte y que rasga nuestro interior o, quién sabe, se acercan despacio como los tigres y nos atrapan sin que nos demos cuenta, aunque tal vez sea por que son fruto del mar, como los mejillones. Finalmente, podemos sospechar que, como el conocido plato de mejillones, se alimentan para sus temas de aquello que viven cada día en lo cotidiano, ya sea la calle, los bares y terrazas mientras se toman una tapita de este molusco bivalvo.

Lo que está claro es que suena fresco, suena bien y, sobre todo, alimenta los oídos con un modo muy artístico y personal de entender la música, pero que cala dentro y, sobre todo, está bien construida y madurada, no pasa desapercibida y, sobre todo, que no deja indiferente a quien lo escucha, provocando ese toque eléctrico tan necesario.

Lo que está claro es que, cada vez más, son muchos los grupos de corte independiente que están asomando en el panorama musical actual y, a diferencia de otras épocas, sí tiene algo potente que decir, como lo hace este grupo: Los Mejillones Tigre.

Yo no soy adivino ni sé lo que el futuro le deparará a este grupo, pero sí que puedo decir que son buenos, su música es buena y tienen esa buena onda que gusta escuchar en compañía, con unas cervezas y hacer que el cuerpo se mueva con su ritmo.

También es interesante ese punto ácido y crítico que desprenden sus letras y la cercanía de las mismas, haciendo que enganche a un número cada vez mayor de público.

Lo dicho, pero lo mejor es escucharlos. Aquí os dejo una compilación de algunos de sus temas.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa