Aviador Dro y Sus Obreros Especializados

Este grupo nació en 1979 como grupo de Synth Pop en Madrid, en el instituto de bachillerato Santamarca. Los miembros origionales de la formación, cuyos integrantes se identificaban con una nombre al estilo alter ego eran: Sincrotrón (Arturo Lanz): Voz;  Biovac N (Servando Carballar): Voz, coros, órgano, sintetizadores, programaciones; 32-32 (Juan Carlos Sastre): Guitarra; Multiplexor (Gabriel Riaza): Coros, Bajo; Hombre Dinamo (Andrés Noarbe): Caja de ritmos; Placa Tumbler (Manuel Guío): Coros, Teclados, Vocoder; Derflex Tipo IARR (Alberto Flórez Estrada): Coros, Batería Electrónica.

Para mí es importante destacar los nombres de los miembros originales porque al año siguiente varios de sus miembros desaparecieron y otros entraron en el grupo, con otros alter ego.

A diferencia de otros grupos de su época, en la que la música es rebeldía pura y dura, rompimientos con los cánones o simplemente estar en la Movida, a los componentes de Aviador Dro los que les interesa, lo que les une es su pasión por la literatura de ciencia ficción y los movimientos de vanguardia de principios del siglo XXI; en concreto el Futurismo, Constructivismo, Dadaísmo, Espacialismo.

El nombre del grupo, Aviador Dro (por el que más se les conoce) viene dela ópera L´aviatore Dro (1915).

De sus entrevistas en algunos programas, cuando ya eran considerados un grupo importante dentro del panorama musical español, se pueden extraer una serie de ideas que los definieron como el grupo que es. Ellos veían el futuro en el que vivían como una serie de datos que ellos asimilaban y con los que construían unas posibles alternativas de futuro diferente tal y como ellos creían que debían ser las cosas. Para ellos, la acción, como concepto, era algo importante, haciendo ver a las personas como individuos activos. Estaban en contra de la pasividad o la indiferencia. La acción la ven como una visión global que es de actividad, que abarca la estética, en todo campo y tipo de acción.

Algunos conceptos o ideas sobre los que se manifestaron, dicen mucho de ellos a la hora de entender sus letras, su manera de crear música o su visión de la industria discográfica y la música en general.

Política: la asocian a demagogia.

Lo artístico y estilos artísticos: lo tenían muy claro. Lo ven como trabajo en equipo, organización, sistematización, síntesis de conceptos.

Música pop: para ellos es un órgano informativo masivo.

La vanguardia histórica es fuente de energía para aportar nuevas ideas.

Arte total: el arte total no existe, existe el arte transformativo, etéreo, inútil. Ellos hacen una labor de difusión.

El mundo de los negocios: utilizan lo que necesitan de él sus métodos para lograr unos objetivos.

Ellos mismos se veían a sí mismos como un grupo que reciclaba de agrupaciones musicales de Europa y América progresistas: Crak, Devo, Cabaret Voltaire, y otros.

Según su visión, no hacían música. Imitaban la música porque no eran músicos y no pretendían serlo. Ellos han aportado algo a la música indirectamente: recombinaciones de notas musicales matemáticamente relacionadas y coordenadas, que dieron como resultado algo estético que, es su música. Lo que han aportado es una sistemática ideológica a lo que han hecho. Su objetivo ha sido difundir que la técnica puede ser un arma revolucionaria, como lo es una ametralladora.

Cuando comenzaron, crearon un sello discográfico independiente, DRO, que englobó en poco tiempo a más de diez grupos de la época y más de cincuenta referencias salida de ese ello. Ejemplo de ello es que uno de los grupos que estaba bajo su sello, La independencia, vendió en aquella época, en año y medio, vendió más de doscientos mil discos, algo que muy pocos grupos alcanzaban.

Como lo mejor es escuchar su música, aquí os dejo un recopilación de sus vídeos, actuaciones en directo, etc., para que conozcáis una parte más de la Movida de los 80.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Chica Sobresalto

¿A quién tenemos tras este nombre? Maialen Gurbindo es la mujer que hay tras Chica Sobresalto. Oriunda de Atarrabia, País Vasco, estamos ante una de esas cosas que pasan no demasiadas veces: que es mejor cambiar de dirección para encontrar tu camino y conseguir lo que no conseguiste cuando recorrías una senda que no era la tuya.

No seré yo quien diga que un concurso de cantantes de la televisión pública sea bueno o menos bueno. Lo que sí puedo decir es que, en muchísimas ocasiones, no gana el mejor o, al menos, los que mejor lo hacen no llegan a los programas finales.

Tengo sentimientos encontrados porque, por un lado, me lastra que sea una de las participantes de ese programa, pero, por el otro, es más la sensación de que ha pasado el tiempo suficiente para saber qué podía ofrecer esta artista y, sinceramente, creo que, como he dicho antes, ha encontrado su “Yo” musical y artístico.

Me tiene un aire a Zahara, pero con una voz más grave y potente. Coinciden en ese aire ligeramente melancólico en cuanto a la imagen, pero destaca mucho más en ella la personalidad de su música y unas letras llenas de metáforas y mensajes; poemas musicados que rompen muchas barreras emocionales y que hacen que no te deje indiferente con sus canciones y lo que estas transmiten al público.

Obviamente, no se puede hablar ni de una intensa discografía ni de cientos de conciertos que reflejen el bagaje musical de esta mujer como artista, pero sí es cierto que, a poco que vaya pasando el tiempo, seguramente, y si mantiene una nivel musical y artístico suficiente, podemos estar hablando de una artista de referencia. Ahora sí, tampoco sabemos si dentro de la gran industria musical o en el denominado panorama Indie.

Lo que está claro es que esta mujer y artista ha dejado atrás esa imagen de concursante y se está labrando un futuro más que prometedor.

Con ella, su música y vídeos os dejo.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Erasure

Son muchos los grupos que han dejado huella a lo largo de las décadas más recientes y las últimas del siglo pasado. Quizá, aquí los que más han destacado son los ingleses, por muchos y variados motivos, especialmente por lo originales, por ser más arriesgados a la hora de componer música, letras, así como en la realización de vídeos y por la calidad de los mismos, siempre tomando como referencia las nuevas vanguardias en todo lo relacionado con el arte, en sus muchas y varias propuestas.

Erasure surgió en Londres y trajeron a España lo más fresco del Synth-pop y el dance, con un toque muy personal y una voz, la del cantante Andy Bell, más que reconocible. Junto con el teclista Vince Clarke formaron este dúo que, actualmente siguen en activo desde 1985, lo que les hace entrar en una lista exclusiva de los pocos grupos que, surgidos de la década de los 80, continúan siendo parte de la historia de la cultura musical.

La trayectoria de este grupo está marcada por el éxito. El cantante, antes de formar este grupo, publicó el disco debut de Depeche Mode, Speak & Spell, aunque después dejó el grupo para iniciar varios proyectos, que dieron como fruto definitivo el de Erasure.

La música es una carrera de fondo en muchas ocasiones y para este grupo, aún con la trayectoria de éxito del cantante, no fue un camino fácil, pero aunque su primer disco, Wonderland, no fue como se esperaba, marcó el camino dele estilo que quería imprimir a su música.

19 discos a sus espaldas, un público incondicional y la buena crítica de los medios y expertos musicales, creo que es un grupo que ha marcado a una generación. Aun así, sigo pensando que, para mí, siempre serán mejores los primeros discos porque es donde se concentra la magia de la originalidad, la novedad, la esencia de todo grupo, cantante, etc.

Os dejo una compilación de varios de sus temas y conciertos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Susana Baca

Susana Baca es una de esas referencias latinoamericanas que es imposible ignorar porque, además de cantante, compositora, investigadora, artista, etc, ha conseguido que su música beba del folklore latinoamericano y la música afroperuana.

Desde su nacimiento en Lima, en el distrito de Chorrillos, la música ha sido parte esencial de su vida gracias a su familia, que volcó en ella todo el bagaje artístico que llevaban encima.

Además de la música, Susana Baca, por sus estudios, siempre ha estado interesada en recuperar los sonidos de su tierra y por eso ha sido importante para ella documentar testimonios y documentos de los pueblos afrodescendientes, que son parte importante de sus raíces.

Para mí, desde que la escuché hace muchos años, creo que es una de las voces más bonitas y espectaculares que he disfrutado. está claro que eso va por gustos. Considero que es una de las pocas artistas que, únicamente con su voz, es capaz de llenar un escenario, una habitación y emocionarte como sólo pocos pueden hacerlo.

Acercarse a ella, desde el punto de vista musical, ha de hacerse con respeto, abriendo bien las orejas y dejar que las las notas de cada canción te lleguen, además de abrir tu corazón a su voz y sus letras.

Aquí os dejo una compilación de sus música, para que la disfrutéis, para que la viváis, para que sea parte de vuestra discoteca personal.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

UMI

¿Quién es UMI?

Vale, es una pregunta que podemos hacer de cualquiera artista. Sin embargo, en este caso me refiero a una cantante estadounidense nacida en Seattle, que tiene 22 años y que lleva en esto de la música desde los 18, más o menos.

De padre afroamericano y madre japonesa, quien le enseñó el idioma materno, tanto a leer, escribir y hablar. De ambos aprende a tocar la batería y el piano. Las nuevas tecnologías son las que aportan la capacidad para poder grabar sus primeros temas, con los que va logrando éxitos, que le han abierto un hueco importante en el panorama musical americano y puede que pronto en el internacional.

Su música tiene su base en el Neo Blues y el R&B, lo que le abre un amplio abanico de posibilidades, tanto desde el punto de vista musical como de público.

Suena fresca, con una buena producción, con un camino muy largo que recorrer y espero que se mantenga en una línea ascendente, aunque nunca se sabe. Personalmente, me gusta cómo suena .

Aquí os dejo, como siempre, una recopilación de varios de sus vídeos. Deseo que os guste.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Avalon Jazz Band

Me encanta este grupo. Avalon Jazz Band es un soplo de brisa fresca cuando abres una ventana frente al mar. Pero, ¡oh!, sorpresa, sorpresa; aunque es un grupo por el que corre lo internacional en sus venas, tiene su origen en Brooklyn, Nueva York, gracias a los músicos de jazz Tatiana Eva-Marie y Adrien Chevalier.

El origen de su nombre está en el imaginario de la leyenda de Ávalon, la isla del Rey Arturo.

Lo que hacen no es lo habitual ni lo que les abrirá las puertas a las masas, pero lo que me gusta es que tienen claro qué quieren hacer desde el punto de musical, aunque no sea lo comercial o lo que más consumible. Así, su música toma como base el jazz del París de las décadas de 1930 y 1940, sobre todo el que tocaba el Hot Club de France, que derivó en el Gypsy Jazz o el Jazz Manouche.

La voz de la cantante es una maravilla y los músicos que la acompañan son una auténtica gozada. Lo mejor es ver cómo tocan y disfrutan con lo que hacen. ¿Qué quieres que te diga? Eso es algo que no puedes esconder. Cuando lo que haces es parte de ti y de aquello que has deseado crear; cuando tu época musical, en cuanto a gusto, está tan metida en tus venas, no puedes evitar que se refleje en cada poro de tu piel.

Yo no puedo evitar que me guste lo que tocan; no puedo impedir que mi cuerpo se mueva con su ritmo y que quiera escuchar un tema más y otro y otro. Además, algo que me parece muy interesante de este grupo es que te envuelve con su energía y te hace entrar, desde el primer minuto, en su atmósfera de las noches de clubes de jazz de la Francia de los 30 y 40 y eso no es algo que pueda conseguir cualquiera.

Una imagen fresca, nueva, alegre, potente y, sobre todo, con mucho peso y bagaje a sus espaladas. Los recomiendo por buenos, buenos y mejores todavía.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa

The communards

¡Ah! Aquella maravillosa década de los 80, en la que la música sonaba en cada esquina, en cada radio, con diferentes estilos géneros, cada cual más rompedor, más directo, haciendo bailar, botar, entrar en trance, dejar de dormir a miles y miles de jóvenes a lo largo de toda España.

Todo lo que sonaba en las listas de éxitos de las radios se trasladaba directamente a la pista, daba igual que fuera pop, rock, rap, baladas, canción ligera, canción española… Al final, a ciertas horas de la noche y la madrugada bailabas lo que fuera. Pero también ocurrió que, poco a poco, aquel cajón de sastre musical fue necesitando un poco de orden entre tanta cantidad de música y variedad de la misma.

Y entre toda esta vorágine musical, mezclada con la necesidad de la sociedad por encontrar un espacio propio, referencias musicales y personales con quién identificarse y también el hecho de vivir con naturalidad diferentes opciones privadas y/o sexuales, aparece un grupo, The Communuards, que con su primer éxito, You are my world, reventó las pistas de baile con un cantante bajito, con una voz de falsete increíble y abiertamente homosexual que, para mí, es lo menos importante.

Su música fresca, bailable en cualquier espacio, sus buenas melodías y letras, además de los videos, en los que Jimmy Somerville te agotaba sólo de mirar cómo no dejaba de moverse, hicieron de este grupo, aunque sólo fuera por los tres años que estuvo en activo (1985-1988) uno de los más importante de esa década.

Y digo que son importantes porque hoy día sus temas siguen sonando, sus canciones siguen haciendo que movamos las caderas y los conciertos que ofrece el cantante hoy día, aún despues de tantos años, siguen llenándose con aquellos que siguieron a este grupo y también con las nuevas generaciones.

El que diga que no ha bailado una canción de The Communards, miente.

Es por ello y para que os pique de nuevo el gusanillo del baile, que aquí os dejo una recopilación de sus vídeos y éxitos, para que no podáis aguantaros quietos en el sofá.

Ahí lo dejo.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Amparanoia

Para abordar al grupo Amparanoia hay que hacerlo con un antes y un ahora. Ello se debe a que, para mí, son dos momentos diferentes y dos realidades musicales distintas.

El antes tenemos que situarlo entre los años 1997-2008. El grupo Amparanoia nace en Madrid y, como dice Amparo Sánchez, se fue construyendo transitando por las calles de Malasaña y Lavapies. Su álbum de debut, bajo este nombre artístico, fue “El poder de Machín”.

El éxito de este grupo se basaba en la frescura que aportaron a la música, sus letras y, sobre todo, lo novedoso de sus ritmos, entre los que se fusionaban diferentes géneros como el blues, el soul, boleros, rancheras, rumbas, música popular sudamericana, etc.

Imagino que, cuando decidieron terminar con este viaje musical en el 2008, ha sido porque fueron conscientes de que ya no daba para más, que estirar el chicle se puede hacer hasta cierto punto y que, si sigues una camino en el que, al final, no hay nada nuevo que aportar y que se puede caer en el bucle de repetir constantemente la formula de un éxito sin innovar o buscar otras caminos, lo mejor es pararse. El hecho de cerrar un círculo es algo que es bueno y que le da un cierto respeto al que toma esa decisión.

Ahora, en 2021, Amparanoia vuelve con nuevo disco, “Himnopsis Colectiva”, producida por Amparo Sánchez para su sello Mamita Records.

Al escuchar varios de sus temas, entre ellos “El día que no”, notamos que vuelve a rescatar los colores, los ritmos, la energía que que fue el sello de identidad del grupo. El recorrido de esta continuación de la aventura dependerá de lo que sienta el público que aporta de nuevo, de cómo sea capaz de conectar con una generación posterior a la les dio éxito y, como no podía ser de otro modo, el interés de las cadenas musicales para que entre en las listas y suene en las ondas como lo hacía antes.

Os dejo una recopilación de sus temas.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

Rebeldes

Cuando uno pronuncia el nombre de Carlos Segarra, inmediatamente aparece en tu memoria, sobreimpresionado, el nombre del grupo Los rebeldes y suena en tu cabeza, de manera nítida y en presente, temas como Mediterráneo, Bajo la luz de la luna, Mi generación y otras muchas canciones que marcaron una época y, como dice el tema, toda una generación.

Este grupo, nacido en 1979, en Barcelona, y que continúa su camino en la actualidad, se atrevió a introducir en el panorama musical español, en la época de la movida, un género por el que pocos apostaban, pero que ellos llevaban en la sangre y que mostraba a las claras una cultura musical diferente y, sobre todo, profunda y potente. Este género fue el Rock, pero más concretamente el Rockabilly, al que asociamos directamente con la cultura americana propiamente dicha: sombrero de cowboy, guitarra eléctrica o banyo, ropa muy vaquera, infinitas praderas, ganado y un timbre de voz muy especial.

Si alguno espera que vomite aquí la biografía musical del grupo, ya puede ir esperando. Lo único que puedo decir es que pocos grupos ha dejado huella de verdad en la música y este grupo es uno de ellos, pero lo que mas me reconforta es su coherencia con aquello que tocan, con aquello que les gusta en lo que a música se refiere.

Más de 20 discos avalan una trayectoria que pocos pueden igualar, pero lo más importante es que tienen un público fiel, muchos éxitos a sus espaldas, pocas ciudades que no hayan llenado sus conciertos en sus estadios y, lo mejor, una voz inconfundible, que queda grabada en la memoria y un sonido grabado a fuego en la piel de muchos hombres y mujeres que crecieron con ellos, junto con muchos hijos de esos incondicionales, que siguen cantando las canciones que escuchaban de boca de sus padres y en los discos y cedés que han puesto en los equipos musicales de casa.

¡Cuántos besos se habrán dado muchas parejas, o habrán hecho el amor, en la parte de atrás del coche, escuchando sus canciones! ¡Cuántos chicos y chicas habrán deseado viajar con su coche o la moto por la Ruta 66, desde Chicago (Illinois) hasta los Ángeles, ahora hasta Santa Mónica! Ellas deseando conocer un hombre como Carlos Segarra, pinta de vaquero, malote con sentimientos, patillas, pelo largo y sobrero vaquero, que le cante a la luz de la luna o que la lleve a recorrer el mundo, siempre rodando o conduciendo hacia la puesta de sol, sin nada ni nadie que los pueda detener.

Gracias a ellos, Los Rebeldes, por crear nuevos sueños a una nueva generación que jamás os ha olvidado ni lo harán.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

1974 – Historia de un Hit Volumen XVII (Ahora en inglés)

—Oiga, jefe.

—Ya estamos. A ver qué quieres ahora.

—Pues que le estaba dando vueltas a la cabeza…

—No, si muy en su sitio no la tienes, la verdad.

—Bueno, jefe, pues lo que le decía. Que estaba yo con mis pensamientos sobre lo importante que es la referencia musical del año en que nacemos, como contexto histórico, y, tras la charla del otro día, me he quedado con una duda.

—Tu dirás.

—La duda que tengo es que los temas que escuchamos sólo eran españoles.

—¿Te diste cuenta ahora?

—¿Qué?

—Lo que yo te diga. Ya lo sabía, pero estaba esperando a que me lo preguntaras. Por eso te tenía preparada una selección de temas en inglés, porque en esa época era lo que molaba más, lo que llamaba más a la gente joven y porque era mucho mas moderno el escuchar música en ese idioma.

—Eso es trampa, jefe.

—No, eso es centrarse en lo que te gusta, que te despistas más que una mosca, pero te doy el beneficio de la duda porque te has dado cuenta tú solito del tema.

—¿Y qué hacemos ahora, jefe?

—Muy sencillo, vamos a ir hasta el mueble donde tengo los discos, localizamos los que tengo en la cabeza y que corresponden al año 1974, hacemos una selección de ellos y los escuchamos, para que te des cuenta de que muchos de los sonidos, ritmos y matices musicales están más que utilizados en los grupos actuales, que parecen que no han evolucionado ni saben hacer música sino es tomando prestado lo de mis viejos conocidos.

—Es usted un poco moñas, ¿no?

—¿Yo, moñas? ¿Pero de dónde has sacado tu esa expresión, que podía ser de mi abuelo? Escúchame bien, chaval. Ya les gustaría a muchos de tus colegas, amiguitos músicos, componer, aunque sólo fuera una vez en la vida, un tema que se acercara a alguno de los que vamos a escuchar. Te puedo asegurar que la calidad, las letras, ritmos, las voces, de esa época, raramente las escucharás ahora si no es con millones de filtros y el autotune. Antes, o valías, y valer significaba saber cantar y tener buena voz, o de patitas a la calle a trabajar de lo que fuera. Todos querían triunfar, pero sólo unos pocos y muy buenos llegaban arriba. Ahora es todo negocio, marketing y dinero para las radios y la tele. Grupos y cantantes que, la mayoría de las veces, no pueden cantar fuera de un estudio porque se nota que son un producto de programas informáticos, y los que valen de verdad se cuentan con los dedos de la mano.

—Está usted muy combativo hoy.

—No, lo que pasa es que estoy hasta la higa de que nos quieran vender música que no lo es, sino bases de ritmos, que me parece bien, pero que está demasiado enlatado; cantantes que no lo son; grupos que ni se acercan a lo que significa ese concepto y que me hablen de nueva música cuando, en la mayoría de las ocasiones, son remezclas o refritos de clásicos de toda la vida.

—¿Y qué hacemos, jefe?

—Lo que te acabo de decir. A poner los vinilos y a disfrutar.

—Ya estábamos tardando.

—Lo que te dije el otro día: no todo está perdido.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa.