Momina Mustehsan

Con esta mujer, Momina Mustehsan, estamos ante una caso en el que se mezcla una gran voz, una gran artista, cantante y activista social, para quien la música nos es sacar temas como ristras de chorizos, uno tras otro, sin que importe la calidad del producto final.

Su éxito la ha ayudado, no solamente a mantenerse dentro del mundo y la industria musical sino también en una carrera como actriz y, sobre todo en un trabajo humanitario que abarca desde la educación (presentando planes de educación a distancia para niños en áreas rurales o donde no hay escuelas), pasando por la salud mental y la problemática de la mujer en Pakistán y el feminismo.

Nacida en Quetta, Baluchistán, Pakistán, queda claro que, además de una voz preciosa, impresionante, y una presencia, a la hora de cantar, para la que no necesita nada más que su instrumento, la voz, para atraparte, su música es, además de su trabajo, un medio para mejorar el mundo y eso es algo que no se ve habitualmente en otros grupos o artistas, quienes se comprometen más de palabra que de obra o con alguna colaboración musical que, al final se queda en nada más que poner la cara y cantar.

Está claro que la juventud actual está mas que concienciada con lo que ocurre en el mundo, con los diferentes movimientos que luchan por la falta de derechos, las mejoras en cuanto a salud y/o educación de la población, la falta de igualdad entre hombres y mujeres en algunos países, que distan mucho de entender lo que significa la palabra democracia, etc.

Es importante dar voz a este tipo de personas que, además de tener una carrera intelectual —hablamos de que esta artista es doble licenciada en Ingeniería Biomédica y Matemáticas Aplicadas por la Universidad de Stony Brook, Estados Unidos— y musical, como es este caso.

Por lo tanto, lo artístico y lo social o reivindicativo, en este caso, van de la mano.

No es muy prolífica en cuanto a material musical y una gran parte de su carrera está pareja a colaboraciones y/o temas creados para bandas sonoras de películas, por lo que las grabaciones en solitario son las menos habituales. Aún así, es una delicia escuchar su voz y, sobre todo, en directo.

Aquí os dejo parte de su material.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

27 Infinitos

Villanueva

No sé qué tienen los grupos musicales gallegos, en especial los de Vigo, ciudad que me vio nacer, que despierta en algo nuevo en mí. Creo que es por la movida, la multiculturalidad de la ciudad, una ría única en el mundo, su gastronomía, lo fácil que es ser parte de ella y por las puestas de sol que se pueden ver desde las playas de arena blanca o las cimas de los montes cercanos.

Lo siento, pero no, no soy imparcial para todo lo que culturalmente se crea en ella, ya sea dentro de lo artístico como la pintura, el teatro, la escultura, etc.… y, como en este caso, la música.

Así que, en este caso, tengo que referirme a un artista de la música, vigués y afincado en Bembrive: Villanueva.

Compositor de canciones en las que imprime su vertiente literaria, inspirada en aquello que lee para crear sus letras, teniendo como referencias una amplia lista de nombres de escritores, así como también otros grupos y cantantes.

Ha sido miembro de otros grupos como Gardening o Martynez.

No le gusta la obligatoriedad que existe de estar presente en las redes sociales, generando contenidos constantemente. Para él, lo más importante es la creación, la creatividad, junto con la calidad de la misma, lo que produce una obra creada tras un trabajo profundo. De este modo, tiene algo de lo que poder hablar y presentar al público.

Para Villanueva, un artista es aquel que siente que la obra ha de estar por encima de la persona.

Sonido potente, en la que destacan las guitarras, teclados y batería. Una voz clara, fuerte, directa, sin miedo de ser escuchada y que llega donde quiere hacerlo.

No te invita a escuchar, te abre las puertas para que entres hasta la cocina, para compartir su mundo contigo. La música es arte y sus medios también lo son, por lo que estamos ante un artista musical multidisciplinar.

Juega con lo cercano y lo hace música, poesía en letra de canción, metáfora en imagen, conectando con unos ritmos muy, muy buenos.

En su música se respira aire, mar, bullicio, noche y día, lo cotidiano, lo íntimo y lo personal… Tantas realidades como matices tiene la vida.

Me gusta ese aire indie en el sonido, que me recuerda a grupos ingleses de los 80, con la potencia y producción del siglo XXI y un cierto aire retro.

Lo que está claro es que no es alguien que haya aparecido por casualidad en el panorama musical. Hay un bagaje y muchas horas de trabajo detrás de Villanueva. Hay identidad propia, sonidos personales y se ve que cree en lo que hace.

Observo una trayectoria y un camino que recorrer y vivir por delante, por lo que escucho, que puede llenar con su mundo musical. Hacen falta artistas como él para seguir disfrutando, no solamente de la música sino también de nuevos artistas que, realmente, tienen algo que decir.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Amaraae


Esta mujer Amaarae es una artista multifacética que, además cantante, también compositora, productora e ingeniera de sonido. Nacida en Nueva York, pero con orígenes en Ghana, donde se crió, se ha consolidado como una de las referencias musicales más importante en su país y en el África Occidental.

Sus influencias, en cuanto a ritmos, van desde el R&B, Soul, Afro-fusión y el Ate, creando un universo ecléctico en su música, bañada por sonidos de artistas y grupos tan conocidos como Billie Holiday o Fleetwood Mac.

El camino de esta mujer, como artista, esta marcado por un camino en el que ha recorrido kilómetros para tocar en locales como Ghana Café Kwae, Shop Accra o Vine Lounge, gracias a los cuales ha logrado la fidelidad de aquellos que la han escuchado en sus concierto.

Esa misma implicación y trabajo constante, además de un crecimiento como artista y cantante profesional, le ha hecho ser un referente en la música a nivel internacional, recibiendo reconocimientos en muchos ámbitos relacionados con la música y también en otros completamente diferentes.

Estamos ante una artista joven, pero con un bagaje muy grande, que ha escrito también, a través de historias cortas, publicadas en Okay África, las dificultades para poder hacer su carrera musical como mujer en una cultura dominada por hombres. Es decir, estamos ante una mujer que ha luchado para conseguir lo que quiere y mantener lo que tiene, que ha tenido que enfrentar no sólamente a las dificultades para abrirse paso como artista sino también a una sociedad que minusvalora a la mujer como creadora y artista.

Es una de esas personas que merece la pena escuchar y, sobre todo, alguien a quien tener en cuenta y seguir si te gusta la buena música y otra forma de mostrar la música.

Abrazos musicales

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Maro

Maro es una artista portuguesa que he escuchado por primera vez hace muy poco tiempo. Exactamente al escuchar un tema del nuevo disco de Emilio Aragón, que firma con el pseudónimo de Bebo San Juan en su trabajo La Vuelta al Mundo. Es en el tema Norte y Sur que su voz está presente y he de decir que tuve que buscarla inmediatamente en internet, en ese canal de vídeos que todos conocemos.

Ahí fui consciente de lo que esta artista es y puede llegar a ser. Muchos la ven como alguien con un potencial emergente y que, en poco tiempo, puede ser una referencia en el panorama de la música lusa.

Tiene una voz grave, profunda, en ocasiones parece que tomada, pero es un grave error si crees que no te va a sorprender. En cuanto escuchas las primeras notas que salen de su boca te quedas prendado y Portugal aparece en todo su esplendor, pero sin exageraciones, sin necesidad de decir que está ahí. Sólo aparece y se crea magia entremezclando el concepto que ella tiene de la música que quiere hacer y el tono acogedor de su voz.

Cuando la escucho me vienen a la cabeza imágenes del mar, de viajes, de calles de ciudad vieja, estrechas y también enormes avenidas y cielo azul o lluvia. Infinidad de matices como lo que canta y las formas en que las canta.

Creo que es un valor en alza que crece cada día y, en menos tiempo del que pueda parecer, la tendremos más que presente.

¿Sabes cuándo estás seguro de algo? Pues con ella lo tengo claro. Por eso, para conocerla mejor, no hay como escuchar lo que canta y la manera en que lo hace. Todo es cuestión de matices y poner el oído siempre porque, cuando menos lo esperas, aparecen maravillas como Maro.

Os invito a que la conozcáis y la escuchéis.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Suzy Quatro

Rubia, guapa e inteligente. Si quieres acercarte Susana Kay, Suzy Quatro, tienes que hacerlo ante una cantautora, música, letrista, actriz, artista, escritora que marcó una época y su dominio en la industria discográfica estuvo situada, sobre todo, en las décadas de los 70 y 80, en los que su sello personal, al ser de los pocos artistas que, tocando el bajo, llegaría a ser líder de un grupo, marcó la diferencia.

Cuando uno la escucha, se topa con la fuerza del ritmo de la percusión en la batería, unos teclados que no te dejan indiferente porque parece casi jazz, unas guitarras que desgarran cada nota de las cuerdas, un bajo que mantiene la tensión de la melodía y la canción, que nunca decaen. Pero lo que alucina es la voz de Suzy, absolutamente brutal. Su voz está por encima de la de sus compañeros sin inmutarse, se hace notar hasta el punto de parecer enloquecer con cada tema. Llega a unas notas y agudos que son espectaculares. Pocos cantantes conozco que sean capaces de llegar a ellas sin romper la voz.

Aun así, los vídeos oficiales no son los que le hacen justicia porque están hechos con la voz enlatada y lo mejor es escucharla en directo, sobre todo cuando en los programas podían hacerlo así, al natural, viéndose los cables conectados y con el mensaje en la parte inferior diciendo «voz e directo«. Eso sí que valía para tomar la medida del cantante en cuestión.

No sólo era una fuerza sobre el escenario, sino que tenía esa energía para engancharte y no soltarte hasta que a ella le diera la gana.

Alguno pensará por qué hablo en pasado cuando aún está en activo. Lo hago porque creo que son ese tipo de artistas, hombre o mujer, cuyo momento ha pasado y que jamás va a recuperar. Lo que haga ahora es flipante, pero creo que como las décadas pasadas…, nada. Pero eso es una opinión personal, nada más.

Para quienes no la conocen, ¿puede ser cierto?, aquí os dejo una compilación de varios de sus temas que espero que disfrutéis. Por mi parte, disfrutar de buen rock.

Saludos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Mäbu

¿Quién es Mäbu? Es  María Blanco, quien lo creo en  2008 quien, además de cantar, componía todas las canciones. Después, al hallar complicidades musicales con Txarlie, comenzaron a recorrer España con sus directos, afianzándose como grupo y sobre todo, dando a conocer un estilo propio reconocido y reconocible, además de crecer ante un público que los sigue.

La primera vez que supe de ella fue a través de una entrevista de radio. La nombraron, escuché su voz junto a la guitarra de Txarlie y no pude despegar la oreja del aparato.

Tiene todo lo que a mí me gusta como artista: una magnífica voz en disco, pero mejor en directo; unas letras que son casi poemas para ser cantadas, profundas, con contenido; un sonido mágico que te va envolviendo tema a tema y que, cuando termina, te deja huérfano de más; un compañero musical con el que se complementa y unos músicos que da gusto escuchar; una presencia natural, magnética, que trasmite lo mismo que su voz; bagaje musical de los de verdad, de los que se curran con kilómetros de carretera, garitos y locales en los que uno se curte a base de conciertos para pocos o muchos, pero de los que se aprende y dejan poso para seguir un camino marcado cuerda a cuerda, nota a nota, canción a canción.

Otro punto para poner en valor a esta artista es que es de las que colabora con nombres reconocidos y a la que buscan para colaborar, pero no es de las que tiene una repercusión en los medios, todavía. Son de esas artistas que están pero que no lo parecen; que son esenciales, pero que no lo pregonan; que saben que son buenas, pero que no se dedican a exhibirlo; que deberían tener una repercusión que no tienen, pero que tendrán seguro.

Poco más puedo decir de este maravillosa artista, de este grupo, de este descubrimiento personal que me encanta y guardo entre mis favoritos. Por cierto, que sea la hija de los reconocidos Sergio y Estíbaliz es algo que no es relevante porque ella brilla con luz propia.

Gracias por tu música, de corazón.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Sarah Vaughan

Sarah Vaughan es una dama del jazz con mayúsculas. Una de esas mujeres negras que, en la década de los 40, cuando en 1942 tenía 18 años, se notaba que iba a tener algo que decir en el mundo de la música. Y lo hizo ganado una edición del Apollo Theatre Amateur Night. en 1943 fue la telonera de Ella Fitgerald. Continuar leyendo «Sarah Vaughan»

Fiona Apple

Fiona Apple es una cantante que hace lo que le da la gana y sabe cómo hacerlo para capotar tu atención. Nacida en Manhattan, Nueva York, además de cantar, compone. Su música es muy personal y si buscas algo comercial o chunda-chunda, lo mejor es que salgas por la puerta que entraste y busques otro lugar, porque este no es el tuyo. Continuar leyendo «Fiona Apple»

Daniel Caesar

Daniel Caesar es el nombre artístico de Ashton Simmonds, natural de Oshawa, Ontario. En su música se mezclan los ritmos  R&B, Soul, Neo Soul, creando una atmósfera mágica en cada uno de los temas que interpreta. Personalmente, creo que está dotado de personalidad y una gran voz, que lo harán un referente dentro de poco tiempo, siempre y cuando cuide el trabajo que ha estado realizando hasta este momento.

Continuar leyendo «Daniel Caesar»

Gulaan

Hay ocasiones en las que descubre a un artista de la manera más absurda. Uno mira unos vídeos en internet, en Youtube, y se encuentra con los de un programa conocido que busca nuevos talentos. Vamos, nada que no hayamos visto antes. Sin embargo, me llamó la atención de un rostro, cliqué sobre el vídeo y observo como una persona, Gulaan, que aparenta una de esas edades indeterminadas, descalzo, guitarra en mano y un tocado tribal, tanto en la piel de la cara como sobre la cabeza, se sienta en una silla y empieza a tocar las cuerdas. Continuar leyendo «Gulaan»