Kokoroko

Kokoroko es una banda de afrobeat en la que el jazz está más que presente. Relativamente joven, llevan juntos, como grupo, desde el 2014.

El grupo musical es una verdadera pasada porque crean un universo muy personal y por la calidad de cada uno de los integrantes. Teclados, guitarra, batería, percusión y vientos, entre los que destacan el trombón, saxo y trompeta, crean unas melodías, ritmos y, sobre todo, unos temas musicales que muy poco tienen que envidiar a otros grupos o artistas más conocidos o consolidados en este tipo de estilo musical o parecido.

Sinceramente, me gustan porque se alejan u poco de los cánones que podemos asociar al género musical que tocan, pero creando algo nuevo y muy bueno. Es bueno pensar y ver que, de Londres, salen más músicas que el pop, rock o estilos alternativos. Lo que está claro es que la creatividad abarca todo tipo de aspectos culturales, incluídos los musicales, pero no es fácil salir adelante con algo distinto, aunque sea bueno. Por eso pongo en valor lo que hace este grupo, por lo nuevo, lo bueno y la calidad de lo que hacen, lo que les abre una puerta hacia algo mucho mejor, en lo que pueden dejar su sello personal.

Lo que está claro es que la mejor manera de conocerlos es escuchándolos, así que os dejo una recopilación de sus vídeos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

Alina Baraz

_mg_1723-brAlina baraz es una de esas voces que te ponen el vello de punta cuando la escuchas. Una música muy sugerente, llena de efectos, ordenador, mezcla de bases que se van superponiendo hasta formar una melodía y se entremezcla en ocasiones con la voz, creando un ambiente único que puedes degustar sentado en una terraza, en un local tranquilo, etc.

Esta joven de 21 años de Los Ángeles, la verdad, ha creado algo realmente bueno. ¿Flor de un día? Es posible por varias razones. Nadie duda de su calidad artística, de su creatividad y novedad en una industria tan competitiva. El problema no es la calidad de la música, de su voz, de lo que gira entorno a sus promoción. El problema principal reside en el momento en que todo ese universo sale de un estudio, de lo digital y pasa al plano de la realidad, del directo, de enfrentarse al público. Continuar leyendo «Alina Baraz»