Nostalgias

9Existe un periodo de nuestra historia, en lo referente a la música, que sabemos que existe, que sabemos que en ella aparecieron grupos y se hicieron canciones que marcaron una época. Sin embargo no lo reclamamos como parte de muestro patrimonio. Para el que no vivió aquellos tiempos, como me pasa a mí, parece que esas décadas no existieron, esto último no lo siento yo. Sin embargo, es importa reconocer el legado musical tan brutal e importante que tenemos.

Me sorprende ver como, en muchas ocasiones, se nombran y reconocen a grupos extranjeros, ya sean americanos, ingleses, cantantes italianos, franceses, como si en España aún estuviéramos tocando las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio. Pero si buceas un poco, te puedes asustar de la cantidad de grupos que había en este país, de diferentes estilos y que poco tenían que envidiar por calidad y por letras. De hecho, hay letras de una profundidad sorprendente, que destacan sobradamente sobre las simplonas pop de la época, comparadas con los grupos de fuera. Continuar leyendo «Nostalgias»

Terence TRent D´Arby o Sananda Maitreya

ECLIPSE IILa música de los 80 marcó una época importante en la historia de la música, no solamente nacional, sino internacional. Hoy día, en pleno año 2015, seguimos tomando como referencias de grupos, letras y calidad a numerosos conjuntos y artistas que aparecieron y tuvieron su éxito en aquella época y que, muchos de ellos, siguen adelante con sus carreras hoy día.

En las listas de éxitos de aquella época surgió, en 1987, la figura de un chico de 25 años que rompió todos los cánones que se habían establecido hasta ese momento. Terence Trent D’Arby era un chico negro, de ojos verdes, casi reptilianos, rasgos muy marcados, extremadamente delgado y fibroso, con un corte de pelo muy particular y, sobre todo, con la música metida en sus venas a fuego, que transmitía con una voz fuerte, potente, increíblemente auténtica y acompañaba con una energía que transmitía a través de su cuerpo en cada vídeo y concierto. Continuar leyendo «Terence TRent D´Arby o Sananda Maitreya»

Glen Hasard

DONDE ESTÁ JANSELDos extraños se encuentran de manera casual y entre ellos se establece una relación de amistad. Ambos están separados de sus parejas, ella con un hijo y él vive con su padre. Entra ambos hay algo especial, complicidad y saben que puede ser felices, están hechos el uno para el otro. Pero los finales no son siempre lo que deseamos y la vida real se abre paso y la reaparición de las parejas de ambos termina por separarles, no sin que el recuerdo de cada uno en el otro quede grabado.

Ambos viven una relación personal, creativa y musical sin que llega a tener una relación íntima de pareja. Ambos se alimentaron del otro y crearon música juntos, que nació de la vida truncada de cada uno, hasta que conoció al otro. Alguno pensará que es un argumento interesante para una película y lo es. En parte es la historia, el hilo conductor de la película Once, donde el actor principal es  Glen Hasard, músico, guitarrista y compositor irlandés.

Comparte protagonismo con Markéta Irglova, multiinstrumentista checoslovaca que vive en Dublín. Ambos, además, son los músicos que compusieron la banda sonora de la película. No es un film que se mueva por las miles de salas de todo el mundo, pero al verla me impactó porque, además de la belleza de sus temas musicales, nos pone frente a una situación personal entre ambos que podría pasar de verdad.

La atracción envuelta en amistad, la imposibilidad de decir lo que deseas porque perderías esa relación y cómo tener esa persona a tu lado te inspira, te hace sentir que, de nuevo, eres tú mismo y vuelves a sentirte con fuerza, creativo y, sobre todo, que alguien te comprende, es algo que todos deseamos tener siempre y no perderlo. Pero eso no depende de nosotros, no está en nuestra mano porque es imposible controlar todo lo que sentimos.

Cada uno de nosotros tiene que buscar lo mejor en su camino vital y vivir las experiencias que pueda porque son las que nos hacen quienes seremos después. Eso implica que, en muchas ocasiones debemos dejar que se vayan personas de nuestro lado, sabiendo que es lo mejor para ambos y reconociendo todo lo bueno que nos hayan podido aportar. No es renunciar, es vivir, es crecer, es dar lo mejor de nosotros como personas, amar de verdad.

© La Mirilla Curiosa

Javiera Mena

FAISCASJaviera Mena es una cantante, compositora y productora nacida en Santiago de Chile. poco más de 30 años y ya con un bagaje musical a las espaldas importante. Desde hace un tiempo a esta parte parece que la presencia de nuevos grupos de latinoamérica en el panorama musical español es mayor. Si bien es cierto que ahora mismo la calidad supera con creces a lo que estábamos acostumbrados.

En este caso, esta artista nos propone un estilo donde hay influencias del Pop, electropop, indietrónica y electrónica, con una visión propia y personal. Una de las características que advierto al escuchar su música es que algunas de las bases  que utiliza me recuerdan a los grupos españoles de los 90. Lo que puede resultar atractivo en algunos temas y, en otros, un poco alejado de lo que se mueve en el panorama musical actual.

Es una opción arriesgada, pero destaco la originalidad del proyecto y la fuerza con la que poco a poco va introduciéndose en España. Su nuevo disco, Otra era, es muy bueno, aunque no tiene la promoción que debería y su alcance es menor, moviéndose sobre todo en el panorama indie. Creo que puede llegar a un abanico mucho mayor de oyentes si hay un apoyo más profundo.

Las letras son frescas, con la visión de un nuevo tipo de mujer latinoamericana: fuerte, preparada, con mucho que decir y expresar, segura, original, creativa, independiente. Ya no solo estamos ante la cantante de baladas o la que lleva toda la vida entre los dos continentes. Estamos ante un nuevo grupo de artistas que rompe con los tópicos establecidos y que ofrece una imagen completamente diferente y moderna de su país.

No puedo dejar de sentir, cuanto más escucho el disco de Javiera Mena, la influencia de la los 90 en sus temas y, al mismo tiempo, las ganas de llevar la música a otro nivel, algo que consigue. Te invita a moverte, a no quedarte inmóvil y solo mover la cabeza. Su música poco a poco te envuelve y hace que te guste más y más y te pares, mientras bailas, a escuchar sus letras. Lo dicho, déjate llevar por su sonido y no podrás evitar que tus pies inicien el camino de la pista de baile, pero también podrás llevarlo de fondo mientras estás conduces a la playa, estas en una terraza o entre amigos en una fiesta. Escucharla te hace feliz. ¡Qué le voy a hacer! La escucho de nuevo y me gusta más.

© La Mirilla Curiosa

Ivan Ferreiro

PAVIMENTOIván Ferreiro es un cantante muy particular. Gallego, de Nigrán ha conseguido lo que muy pocos cantantes: llegar a lo alto, dejarlo todo para reinventarse o hacer realmente lo que deseaba y triunfar de nuevo. Muchos de vosotros lo conoceréis más si lo asociáis al grupo Los Piratas, grupo referente de la música en España desde la década de los 90 hasta el 2004, en que se separaron.

Lo que destaca de la música de Iván Ferreiro no es solamente la calidad de sus letras, la música cuidada, bien estudiada que hay en cada uno de sus temas. Lo que valoro es la capacidad de este cantante para llegar a un público numeroso y diverso, que gana adeptos y, sobre todo, cómo los músicos que lo acompañan están involucrados en el proyecto que propone este artista.

En los vídeos que tiene de ese acústico que mezcla, música, teatro, colaboraciones…,  Confesiones de un artista de mierda, vemos como hay una energía común entre todo el grupo, vemos como lo viven y disfrutan de cada nota y no tiene que ver solo con tocar, es mucho más. esto ocurre porque no solo hay un proyecto sólido detrás, sino que las personas que están en él creen en el mismo y es parte de sí mismos.

Cuando escucho a Iván Ferreiro pienso en caminar, en andar por entre las calles, en acercarme a la playa con sentimientos encontrados. Son temas que hablan del ser humano, con sus contradicciones, con lo mejor y lo peor de él, de su fragilidad.  Sus letras son poemas, no pretenden ser superficiales o solamente gustar. Son una prolongación de lo más profundo de los sentimientos, sin importar que al público le puedan gustar o no. Es un artista.

Como todo artista tiene algo que lo hace tal: te gusta o no te gusta, no hay término medio. Te puede atraer su música, como me pasa a mí, y bucear en ella, lo cual no implica que me guste todo lo que ha publicado, pero sí puede decir que cada vez que lo vuelvo a escuchar descubro nuevas interpretaciones en sus letras, matices y recupero recuerdos asociados a su música. Lo dicho, Ivan Ferreiro es grande, como músico y como persona.

© La Mirilla Curiosa