Nastasia Zürcher

Estoy sentado frente al ordenador, tranquilo, buscando un tema sobre el que escribir, un nuevo artista que conocer, escuchando música de fondo, sin prestar demasiada atención a quien canta. Escucho música de todo tipo porque creo que es bueno ese eclepticismo musical para poder apreciar la mierda de lo bueno, de lo que se hace cerca de uno y lo más desconocido.

Pues en esas andaba cuando escucho unas notas de teclado, que me recordaron al comienzo de uno de los temas de la banda sonora de El Viaje de Chihiro, y tuve que pararme porque esas notas me erizaron el vello de la piel, como sólo lo hace la música que siento que tiene algo especial, mágico. No pude seguir con lo que hacía y tuve que levantar la vista hacia la otra pantalla y ver qué era aquello que activó mi «pelómetro». Paré el video y lo puse desde el comienzo. Nueva subida emocional interior.

Frente a mí, apareció la figura de una mujer, Nastasia Zürcher,  con una voz que subía a unos agudos, ya al comienzo del tema Our Constellation, interpretado en el  Sofar A coruña en directo, y he de decir que me emocionó hasta el punto de casi hacerme llorar.

Fue empezar a cantar y me quedé atrapado por su voz, imposibilitado para hacer cualquier acción salvo la de escucharla. Allí, con los ojos cerrados, Nastasia creo una conexión conmigo y con quienes estuvieron presentes en ese lugar e instante en «cero coma«.

Esta artista es algo increíble desde el punto de vista vocal y desde el punto de vista interpretativo. Es fuerza, es atracción, es belleza musical, es potencia, es conexión, es todo lo que se desea escuchar y ver en una artista.

Ella es todo lo contrario de lo que demasiadas y demasiados artistas creen poseer y no tienen ni tendrán.

Para mí es una de las artistas que tendré más que en cuenta desde hoy mismo, porque creo que es una referencia de lo que tiene que tener alguien que quiera ser algo dentro del panorama musical actual. No es que sea buena, es que creo que no tiene nada que envidiar a otras nacionales o internacionales y más en directo, donde lo llena todo con ella misma, su voz y su grupo. Es una cantante con mayúsculas, una maravilla.

La escuchas y no puedes evitar emocionarte con lo que transmite, con lo que siente y te hace sentir. Es obvio que los músicos que la acompañan envuelven este presente musical de una manera increíble, pero nada de eso sería posible si ella no tuviera ese regalo que es su voz.

Yo, lo único que puedo es acercaros a ella a través de su música, para que podáis sentir lo que yo sentí… o no.

Para mí, creo que es una de las potenciales referencias musicales próximas y le deseo que llegue muy lejos no, mucho más.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Anuncio publicitario

Jonsi

ASIENTOJón Þór Birgisson es el nombre real de este artista. Para muchos es y seguirá siendo un desconocido. Para aquellos que escuchamos música diferente, pero muchos estilos y de muchos lugares, lo hemos conocido como uno de los grupos que se daba a conocer desde Islandia, como en su momento lo hizo la cantante Bjork. Tampoco puedo mentir a nadie diciendo que llevaba años siguiendo su carrera porque estaría mintiendo. A mis oídos llegó gracias a un anuncio de una marca conocida de tiendas de deportes.

Buscando en YouTube encontré su nombre y el tema que se escuchaba en ese anuncio. Investigue un poco y conocí más de él y me sorprendí de su voz, de cómo transmite la música a través de los temas que se iban hilvanando a través de su disco. También me sorprendía la capacidad para controlar el falsete en algunos momentos de las canciones.

He de reconocer que me recordaba, en algunos momentos, a la cantante que anteriormente citado, Bjork, no porque se pareciese en su música, pero sí en la construcción de algunos ritmos y, sobre todo, en la forma de transmitir la música, el mensaje porque, aunque no conocemos el idioma de aquel lugar, los cantantes de allí consiguen transmitir sensaciones muy potentes y emocionarte casi hasta hacerte poner el vello de punta.

Jonsi no es un cantante al uso, ni siquiera toca la guitarra de la misma forma que lo haría cualquier otro músico. De hecho utiliza un arco de Chelo para tocar sus cuerdas, lo que aporta un sonido completamente diferente a su música y, por extensión al sonido del grupo.

Desde el 2010 parece que no han editado mucho y no se sabe si lo harán. Están en un momento de impás, de una parada que no sabemos si será definitiva, indefinida o nos sorprenderá de un día para otro con la salida de un nuevo disco. Los qué lo seguimos y apreciamos su música, desearíamos que ocurriera esto último, para saber si siguen sorprendiendo con nuevas propuestas. Yo, por lo de pronto, disfruto escuchando los temas que me emocionaron y os dejo una selección de sus vídeos, para que también disfrutéis de su calidad y su creatividad como artista.

 

© La Mirilla Curiosa