Derby Motoreta´s Burrito Kachimba

Derby Motoreta´s Burrrito Kachimba es una locura de grupo, que sólo se puede definir como una gozada musical con cada tema que voy conociendo y escuchando de ellos.

Rock andaluz que suena a Triana, pero con personalidad propia y, sobre todo, con una fuerza, calidad y musicalidad que pocas veces se escucha en el panorama musical actual. En este grupo podemos encontrar una mezcla de rock progresivo, flamenco, rock psicodélico, pero del bueno, del que hace que el «pelómetro» se ponga a doscientos. Ellos definen su estilo como Kinkidelia.

Si nos fijamos únicamente en su año de formación, 2017, en Sevilla, podríamos caer en el error de creer que son unos aficionados, pero cuando los escuchamos y comprobamos, tema por tema, el trabajo que hay en cada uno de ellos, nos damos cuenta de que estamos ante músicos de primera categoría, con amplia formación y experiencia, pero, sobre todo, un gusto increíble por crear canciones en las que se ha cuidado todo el proceso de creación, interpretación, grabación y producción. No hay nada introducido al azar.

Da gusto escuchar a este grupo, que se preocupa de ofrecer un sonido que, desde ya, es reconocible, que aporta mucho a los que buscan calidad y mucho a lo que puedan llamar música de verdad.

Destacar ese aire ligeramente retro en sus creaciones y también es su imagen, pero que no te engañen, porque son tanto o más actuales que muchos de los grupos que escuchamos hoy día.

Lo que hacen es beber de una fuente tradicional, de las influencias musicales que, seguramente han mamado, vivido o escuchado y que han hecho confluir en algo nuevo, en algo que realmente llega dentro desde la primera nota musical y que, a alguien como yo, ignorante en muchos ángulos relacionados con la música, le hace levantarse, emocionarse y sentir que lo que escucha es de lo mejor que ha escuchado desde hace mucho tiempo.

Yo no puedo escribir más, salvo que escuchar a este grupo es un curso acelerado sobre historia de una parte de la música y cómo tomar una parte del pasado, trabajarlo y convertir algo bueno en algo nuevo, espectacular e increíblemente actual.

Os dejo una compilación de sus vídeos para que disfrutéis como lo he hecho yo.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa

Natalia Lacunza

Natalia Lacunza, nacida en Pamplona, en 1999, es, según mi criterio, una artista que, como otras que han salido de concursos de talento, sabiendo que lo tienen de verdad, han buscado su camino rápidamente, rompiendo con los prefabricados de este tipo de concursos, y sobre todo, imprimiendo una personalidad en su creatividad, a base de trabajo, voz, buenas letras y estilo propio.

Reconozco en esta mujer una voz que llega dentro, que hace que «pelómetro» se active, siendo consciente de que ella sí tiene algo que decir en esto de la música, pero seguramente en territorio menos comercial, más indie, más real y menos programado por las industrias musicales, que esperan réditos demasiado rápido, sin pensar en si la calidad de lo producido es buena, mala o mediocre.

Como me gusta la sinceridad con aquellos que me leen, tampoco voy a decir que sea santa de mi devoción o que creo que es lo mejor que he escuchado en años. Voces parecidas a la suya las hay, pero quizá ella ha sabido enfocar mejor qué quiere hacer en esto de la música y lo ha llevado a cabo. Es decir, ha dado un paso que otras no.

Su carrera depende sólo de lo que ella quiera hacer con la misma y como de inteligente sepa conducirla. Por lo de pronto, os dejo una compilación de sus vídeos, que creo que muestran de manera clara su estilo, su manera de entender la música y que quiere hacer con la misma a través de sus canciones.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa.

David Palomar

Si alguno piensa que me voy a lanzar a hablar sobre el flamenco, sus palos, matices y cuáles de todos estos influyen o canta este artista, David Palomar, tranquilos. No soy tan estúpido de dármelas de listo sobre un tema que desconozco por completo o casi nada. Pero lo que sí puedo decir, como amante de la música, es que me precio captar a los buenos artistas,a aquellos que tienen algo especial, que los hace diferentes, especiales y que, cuando tienen algo que hace que te emociona, dejas lo que estás haciendo para escucharlo… en eso creo que tengo un máster.

Pues en estas que estoy tecleando mis cosas en el ordenador. Que si un capítulo para un nuevo libro, que si un poema de verso libre, que si una letra para un tema musical para un grupo o cantante, que si… y vuelve el «pelómetro» a darme la sacudida.

Bueno, tengo que reconocer, que la primera que escuché a este cantante fue en el anuncio del Festival Flamenco 2017 y tengo que decir que me quedó grabado porque me encantó el tema y porque a mi hijo le volvió loco y, cada vez que lo escucha, una sonrisa asoma en su rostro, siempre. Y eso no es fácil de conseguir en mi hijo de diez años con la música. David Palomar lo hizo.

Sabéis que tengo debilidad, para aquellos que me seguís, me leéis o simplemente pasáis por estas publicaciones, que lo que más valoro en un cantante, artista, es principalmente, aparte de la calidad que tenga, su voz en directo porque es ahí, frente a un público de verdad, cuando se demuestra que uno es quien dice qué le gustaría ser de mayor y lo consigue o fracasa con todas las consecuencia. esto último, por desgracia, es lo habitual. Es la prueba de fuego por que que te van a amar o a odiar y, lo mejor o lo peor, que o lo das todo y te los comes a todos o te comen y desapareces.

Los vídeos de David Palomar, la mayoría de ellos, son en directo y en ellos puedes comprobar lo que digo. La gente que lo escucha le quiere, le gusta su manera de cantar e interpretar su estilo flamenco y, aunque para mí era un desconocido hasta ahora, ha dejado de serlo para siempre.

Una de las características que valoro de él es su pronunciación que, a diferencia de muchos intérpretes flamencos, en clara, nítida, con carácter, deje, personalidad y entendible. Porque el flamenco, además de música, es voz y si no entiendes lo que la letra dice, lo que quiere transmitir junto a la interpretación, pierde todo el valor.

Además, tiene un preciosa voz, fuerte, cálida y de calidad, de las que apetece escuchar en un concierto con miles de personas y también en espacios pequeños, más cercanos e íntimos.

Es decir. estamos ante un artista versátil desde el punto de vista interpretativo y vocal. Para mí, puro arte.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Nastasia Zürcher

Estoy sentado frente al ordenador, tranquilo, buscando un tema sobre el que escribir, un nuevo artista que conocer, escuchando música de fondo, sin prestar demasiada atención a quien canta. Escucho música de todo tipo porque creo que es bueno ese eclepticismo musical para poder apreciar la mierda de lo bueno, de lo que se hace cerca de uno y lo más desconocido.

Pues en esas andaba cuando escucho unas notas de teclado, que me recordaron al comienzo de uno de los temas de la banda sonora de El Viaje de Chihiro, y tuve que pararme porque esas notas me erizaron el vello de la piel, como sólo lo hace la música que siento que tiene algo especial, mágico. No pude seguir con lo que hacía y tuve que levantar la vista hacia la otra pantalla y ver qué era aquello que activó mi «pelómetro». Paré el video y lo puse desde el comienzo. Nueva subida emocional interior.

Frente a mí, apareció la figura de una mujer, Nastasia Zürcher,  con una voz que subía a unos agudos, ya al comienzo del tema Our Constellation, interpretado en el  Sofar A coruña en directo, y he de decir que me emocionó hasta el punto de casi hacerme llorar.

Fue empezar a cantar y me quedé atrapado por su voz, imposibilitado para hacer cualquier acción salvo la de escucharla. Allí, con los ojos cerrados, Nastasia creo una conexión conmigo y con quienes estuvieron presentes en ese lugar e instante en «cero coma«.

Esta artista es algo increíble desde el punto de vista vocal y desde el punto de vista interpretativo. Es fuerza, es atracción, es belleza musical, es potencia, es conexión, es todo lo que se desea escuchar y ver en una artista.

Ella es todo lo contrario de lo que demasiadas y demasiados artistas creen poseer y no tienen ni tendrán.

Para mí es una de las artistas que tendré más que en cuenta desde hoy mismo, porque creo que es una referencia de lo que tiene que tener alguien que quiera ser algo dentro del panorama musical actual. No es que sea buena, es que creo que no tiene nada que envidiar a otras nacionales o internacionales y más en directo, donde lo llena todo con ella misma, su voz y su grupo. Es una cantante con mayúsculas, una maravilla.

La escuchas y no puedes evitar emocionarte con lo que transmite, con lo que siente y te hace sentir. Es obvio que los músicos que la acompañan envuelven este presente musical de una manera increíble, pero nada de eso sería posible si ella no tuviera ese regalo que es su voz.

Yo, lo único que puedo es acercaros a ella a través de su música, para que podáis sentir lo que yo sentí… o no.

Para mí, creo que es una de las potenciales referencias musicales próximas y le deseo que llegue muy lejos no, mucho más.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

John Butler Trio

Para mí son unos desconocidos, no lo voy a negar. John Butler Trio es una banda australiana que fusionan el rock con el folk y el funk. hasta ahí todo lo que puedo decir de ellos. Sin embargo, cuando los escuchas tocar es otra cosa. Saben tocar y manejan los instrumentos de la forma que sólo lo saben hacer los buenos músicos.

Transmiten de verdad y el «pelómetro» funciona con ellos de verdad. Son de estos músicos que, cuando toca, están metidos en lo suyo y buscan la conexión con el público que escucha. Por cierto, el líder debe ser de los pocos que sabe tocar una guitarra acústica de 10 cuerdas. Continuar leyendo «John Butler Trio»

César Lacerda

samba-da-luz-gosta-de-voce-2César Lacerda es una de esas voces nuevas y frescas que surgen en el panorama musical internacional, en este caso Brasil. No lo conocía, como desconozco infinidad de cantantes, nuevos ritmos y mezcolanzas musicales. Lo que me llama la atención de este artista es su voz. Es clara, con fuerza, dulce y, sobre todo, sabe a gente de allí, a su forma de vivir y sentir la música y transmite al corazón, a la «patata» que dicen algunos. Continuar leyendo «César Lacerda»