Miranda Santizo

Para aquellos que no sepan de quien estoy hablando, que será lo más normal, estamos ante una cantante, DJ, artista y, además, una gran desconocida que deberíamos tener presente desde ya. Yo la he conocido a través de los vídeos que ha ido subiendo a través de TikTok, como parece ser la tónica de otros artistas conocidos y también de los que los que no lo son.

Cuando uno busca información sobre ella, sólo podemos conocer que ha sido actriz de doblaje, antes de dedicarse a esta nueva faceta artística como lo es la música.

Al hablar de Miranda Santizo, mejicana de veintidos años, no estamos ante una intérprete al uso, no es un producto comercial, no es alguien que pretenda ser una pompa musical de corto vuelo hasta que explote. Todo lo contrario. Cuando me he acercado a su música, inicialmente lo hice con un poco de distancia, sin acabar saber si me gustaba su propuesta o no. Sin embargo, a medida que la he escuchado cada vez más y he vuelto a oírla, me he dado cuenta de que hay mucho detrás de ella.

Lo primero que destaca es una personalidad que se siente en cómo se presenta a sí misma y su proyecto musical.

Sonidos electrónicos que recuerdan a los 70 americanos y el R&B; voz suave, de las que susurran al oído, pero que saben imponerse cuando es necesario; ritmos que buscan encontrar el del corazón y hacer que te muevas, que sientas y no dejarte indiferente a su música.

Que no te engañe su cara aniñada, sus ojos grandes, que recuerdan a los mangas japoneses, ni su sonrisa enorme ni mirada sensual, directa y profunda.

Cuanto más la escucho, más creo que tiene un camino potencialmente bueno porque sabe lo que quiere y cómo quiere hacerlo. Tiene un estilo propio que, en mi opinión, es tan personal que, en contra de lo que podría creerse, estoy seguro de que, en poco tiempo, empezaremos a escucharla más a nivel internacional y, sobre todo, en mercados mayoritarios, tiempo al tiempo.

Os dejo varios de sus vídeos para que podáis acercaros a ella, conocerla y disfrutar de su música como yo lo he hecho.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Anuncio publicitario

Amparanoia

Para abordar al grupo Amparanoia hay que hacerlo con un antes y un ahora. Ello se debe a que, para mí, son dos momentos diferentes y dos realidades musicales distintas.

El antes tenemos que situarlo entre los años 1997-2008. El grupo Amparanoia nace en Madrid y, como dice Amparo Sánchez, se fue construyendo transitando por las calles de Malasaña y Lavapies. Su álbum de debut, bajo este nombre artístico, fue «El poder de Machín».

El éxito de este grupo se basaba en la frescura que aportaron a la música, sus letras y, sobre todo, lo novedoso de sus ritmos, entre los que se fusionaban diferentes géneros como el blues, el soul, boleros, rancheras, rumbas, música popular sudamericana, etc.

Imagino que, cuando decidieron terminar con este viaje musical en el 2008, ha sido porque fueron conscientes de que ya no daba para más, que estirar el chicle se puede hacer hasta cierto punto y que, si sigues una camino en el que, al final, no hay nada nuevo que aportar y que se puede caer en el bucle de repetir constantemente la formula de un éxito sin innovar o buscar otras caminos, lo mejor es pararse. El hecho de cerrar un círculo es algo que es bueno y que le da un cierto respeto al que toma esa decisión.

Ahora, en 2021, Amparanoia vuelve con nuevo disco, «Himnopsis Colectiva», producida por Amparo Sánchez para su sello Mamita Records.

Al escuchar varios de sus temas, entre ellos «El día que no», notamos que vuelve a rescatar los colores, los ritmos, la energía que que fue el sello de identidad del grupo. El recorrido de esta continuación de la aventura dependerá de lo que sienta el público que aporta de nuevo, de cómo sea capaz de conectar con una generación posterior a la les dio éxito y, como no podía ser de otro modo, el interés de las cadenas musicales para que entre en las listas y suene en las ondas como lo hacía antes.

Os dejo una recopilación de sus temas.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán.

La mirilla curiosa.

1974 – Historia de un Hit Volumen XVII (Ahora en inglés)

—Oiga, jefe.

—Ya estamos. A ver qué quieres ahora.

—Pues que le estaba dando vueltas a la cabeza…

—No, si muy en su sitio no la tienes, la verdad.

—Bueno, jefe, pues lo que le decía. Que estaba yo con mis pensamientos sobre lo importante que es la referencia musical del año en que nacemos, como contexto histórico, y, tras la charla del otro día, me he quedado con una duda.

—Tu dirás.

—La duda que tengo es que los temas que escuchamos sólo eran españoles.

—¿Te diste cuenta ahora?

—¿Qué?

—Lo que yo te diga. Ya lo sabía, pero estaba esperando a que me lo preguntaras. Por eso te tenía preparada una selección de temas en inglés, porque en esa época era lo que molaba más, lo que llamaba más a la gente joven y porque era mucho mas moderno el escuchar música en ese idioma.

—Eso es trampa, jefe.

—No, eso es centrarse en lo que te gusta, que te despistas más que una mosca, pero te doy el beneficio de la duda porque te has dado cuenta tú solito del tema.

—¿Y qué hacemos ahora, jefe?

—Muy sencillo, vamos a ir hasta el mueble donde tengo los discos, localizamos los que tengo en la cabeza y que corresponden al año 1974, hacemos una selección de ellos y los escuchamos, para que te des cuenta de que muchos de los sonidos, ritmos y matices musicales están más que utilizados en los grupos actuales, que parecen que no han evolucionado ni saben hacer música sino es tomando prestado lo de mis viejos conocidos.

—Es usted un poco moñas, ¿no?

—¿Yo, moñas? ¿Pero de dónde has sacado tu esa expresión, que podía ser de mi abuelo? Escúchame bien, chaval. Ya les gustaría a muchos de tus colegas, amiguitos músicos, componer, aunque sólo fuera una vez en la vida, un tema que se acercara a alguno de los que vamos a escuchar. Te puedo asegurar que la calidad, las letras, ritmos, las voces, de esa época, raramente las escucharás ahora si no es con millones de filtros y el autotune. Antes, o valías, y valer significaba saber cantar y tener buena voz, o de patitas a la calle a trabajar de lo que fuera. Todos querían triunfar, pero sólo unos pocos y muy buenos llegaban arriba. Ahora es todo negocio, marketing y dinero para las radios y la tele. Grupos y cantantes que, la mayoría de las veces, no pueden cantar fuera de un estudio porque se nota que son un producto de programas informáticos, y los que valen de verdad se cuentan con los dedos de la mano.

—Está usted muy combativo hoy.

—No, lo que pasa es que estoy hasta la higa de que nos quieran vender música que no lo es, sino bases de ritmos, que me parece bien, pero que está demasiado enlatado; cantantes que no lo son; grupos que ni se acercan a lo que significa ese concepto y que me hablen de nueva música cuando, en la mayoría de las ocasiones, son remezclas o refritos de clásicos de toda la vida.

—¿Y qué hacemos, jefe?

—Lo que te acabo de decir. A poner los vinilos y a disfrutar.

—Ya estábamos tardando.

—Lo que te dije el otro día: no todo está perdido.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa.

Ponto de Equilibrio

Ponto de Equilibrio es un grupo de reggae brasileño, nacido en Rio de Janeiro, en Vila Isabel, en 1999.

Los ritmos de esta banda mezclan el dub con la Samba y otros como la capoeira de Angola, el maculelê (danza brasileña de origen afro-brasileña) y el maracatu (ritmo, danza y ritual de de sincretismo religioso de origen brasileño). Es por eso que es importante, aparte de las guitarras y teclados, las bases rítmicas de la percusión, todo ello envuelto en un aire psicodélico en el que la voz, que todos asociamos con este tipo de música, es importante.

Las letras, en las que está presente la lucha contra la injusticia, los problemas sociales, la naturaleza, el amor, las personas y sus vidas, lo cotidiano y, sobre todo, la realidad de la vida, con lo bueno y con lo menos bueno, envuelven cada uno de sus temas.

Cuatro álbumes de estudio conforman su discografía, siendo el primero Reggae a Vida com Amor (2004) y el último Essa è a Nossa Música (2013), aunque tienen dos más en directo. África, Jamaica y Brasil unidos a través de la música con fuerza, con energía y con saber hacer las cosas bien.

Está claro que escuchar las veinticuatro horas esta música sólo está reservado para personas para las que este tipo de música sea una prolongación de su día a día o una forma de vida, pero en dosis asumibles, sinceramente, hacen que la sonrisa asome y que sea imposible tener el cuerpo quieto.

El cantante tiene personalidad y, como grupo, tienen mucha repercusión desde el punto de vista musical, tanto en su país como fuera del mismo.

Como suele ocurrir muy a menudo, es de esos grupos que es descocido para el que escribe estas líneas y para muchos de vosotros lo mismo y lo sabéis. Sin embargo, me alegra haberlos descubierto y, sobre todo, de disfrutar de su música.

Para vosotros, mientras yo disfruto de la compañía musical de Ponto de Equilibrio, una recopilación de sus trabajos y conciertos.

Abrazos musicales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Café Tacvba

Café Tacvba , que en un principio se hicieron llamar Alicia ya no vive aquí, es un grupo Mexicano de Ciudad Satélite. Es uno de esos grupos que tienen personalidad propia, que no dejan de lado sus raíces y las introducen en sus ritmos, en sus temas.

Una de sus virtudes es el modo en que utilizan los distintos ritmos que utilizan para sus temas musicales, lo que hace que tengan un repertorio muy amplio de canciones tranquilas, bailables, etc., con lo que pueden llegar a un público más amplio. Continuar leyendo «Café Tacvba»

Jonsi

ASIENTOJón Þór Birgisson es el nombre real de este artista. Para muchos es y seguirá siendo un desconocido. Para aquellos que escuchamos música diferente, pero muchos estilos y de muchos lugares, lo hemos conocido como uno de los grupos que se daba a conocer desde Islandia, como en su momento lo hizo la cantante Bjork. Tampoco puedo mentir a nadie diciendo que llevaba años siguiendo su carrera porque estaría mintiendo. A mis oídos llegó gracias a un anuncio de una marca conocida de tiendas de deportes.

Buscando en YouTube encontré su nombre y el tema que se escuchaba en ese anuncio. Investigue un poco y conocí más de él y me sorprendí de su voz, de cómo transmite la música a través de los temas que se iban hilvanando a través de su disco. También me sorprendía la capacidad para controlar el falsete en algunos momentos de las canciones.

He de reconocer que me recordaba, en algunos momentos, a la cantante que anteriormente citado, Bjork, no porque se pareciese en su música, pero sí en la construcción de algunos ritmos y, sobre todo, en la forma de transmitir la música, el mensaje porque, aunque no conocemos el idioma de aquel lugar, los cantantes de allí consiguen transmitir sensaciones muy potentes y emocionarte casi hasta hacerte poner el vello de punta.

Jonsi no es un cantante al uso, ni siquiera toca la guitarra de la misma forma que lo haría cualquier otro músico. De hecho utiliza un arco de Chelo para tocar sus cuerdas, lo que aporta un sonido completamente diferente a su música y, por extensión al sonido del grupo.

Desde el 2010 parece que no han editado mucho y no se sabe si lo harán. Están en un momento de impás, de una parada que no sabemos si será definitiva, indefinida o nos sorprenderá de un día para otro con la salida de un nuevo disco. Los qué lo seguimos y apreciamos su música, desearíamos que ocurriera esto último, para saber si siguen sorprendiendo con nuevas propuestas. Yo, por lo de pronto, disfruto escuchando los temas que me emocionaron y os dejo una selección de sus vídeos, para que también disfrutéis de su calidad y su creatividad como artista.

 

© La Mirilla Curiosa

Terence TRent D´Arby o Sananda Maitreya

ECLIPSE IILa música de los 80 marcó una época importante en la historia de la música, no solamente nacional, sino internacional. Hoy día, en pleno año 2015, seguimos tomando como referencias de grupos, letras y calidad a numerosos conjuntos y artistas que aparecieron y tuvieron su éxito en aquella época y que, muchos de ellos, siguen adelante con sus carreras hoy día.

En las listas de éxitos de aquella época surgió, en 1987, la figura de un chico de 25 años que rompió todos los cánones que se habían establecido hasta ese momento. Terence Trent D’Arby era un chico negro, de ojos verdes, casi reptilianos, rasgos muy marcados, extremadamente delgado y fibroso, con un corte de pelo muy particular y, sobre todo, con la música metida en sus venas a fuego, que transmitía con una voz fuerte, potente, increíblemente auténtica y acompañaba con una energía que transmitía a través de su cuerpo en cada vídeo y concierto. Continuar leyendo «Terence TRent D´Arby o Sananda Maitreya»

Pedro Guerra

MI ALMA ROTA REGENERANDOSECuando nos alejamos de la música políticamente correcta, la que escuchamos continuamente en las listas de éxitos y profundizamos un poco más en otro tipo de opciones, descubrimos otra forma de crear, otra forma de ofrecer melodías, letras, arte. No estamos hablando de lo alternativo.

Cuando buscamos letras más profundas, personales y que queremos que sean cantadas, interpretadas y mostradas por quien las ha creado, inmediatamente no viene a la mente la imagen de un cantautor. Son personas, músicos y artistas que tienen un bagaje personal bastante amplio, muchas veces con una visión política y social de la realidad en la que viven definida, una forma de ver la música desde un punto de vista propio y todo eso lo mezcla y lo transforman, de una manera creativa, en un estilo completamente diferente. Continuar leyendo «Pedro Guerra»

Sade

PURIFICANDOME EN VIGOSu música que se llena la de ritmos, instrumentos de viento como el saxofón, la percusión de una batería que te va marcando los movimientos, la sensualidad de los mismos. Los acordes de piano son suaves e íntimos como las notas que van saliendo de las cuerdas del bajo, creando una melodía de la que sobresale la voz de esta cantante.

Escucharla es como estar frente al mar, sintiendo la fuerza de la marea, que llega hasta la orilla y moja tus pies, y la brisa que va jugando con tu peso, entrelazando cada cabello, descansando en cada poro de tu piel, mientras los últimos rayos de sol se van escondiendo tras el horizonte. Con esa fuerza, con esa suavidad y con ese sentimiento, ella entra en tí, te mira a los ojos directamente y no puedes apartar la vista. Continuar leyendo «Sade»