Siloé

Siloé es el nombre artístico de Fito (Adolfo) Robles. Sinceridad ante todo. No tenía ni idea de quién era hasta que, escuchando la radio, sonaron las primeras notas de su tema La verdad y a punto estuve de no poder buscar el tema porque que quedé tan absorto en la canción que ni pensé en el título o el nombre del grupo. Por suerte,lo repitieron y pude buscar lo en Youtube.

No sé muy bien cómo enfocar estas líneas que escribo porque me ha dejado como en una especie de zona de tranquilidad y, al mismo tiempo, con la sensación de que aquí, en España, tenemos músicos con una sensibilidad muy fuerte a los que apenas les damos espacio y centramos los éxitos de las listas en otros que apenas tienes nada que decir, muy poco o, directamente, son una mierda.

No sólo es cantante, compositor y, por encima de todo, un artista y profesional de la música. Tiene voz, tiene fuerza en lo que canta, en cómo lo canta y una energía brutal que me eriza la piel. Buenas letras, personales, que llegan al «pelómetro».

Yo he visto bastantes de sus vídeos y la misma pregunta me asalta una y otra vez: ¿por qué no tiene más repercusión? No sé si es que no es lo suficientemente vendible o que es demasiado bueno para lanzarlo, ya que se comería de largo a demasiados nombres que suena y que no valen más que la fama que tienen en las redes.

Yo lo único que sé es que, cuando escuchas su voz y el comienzo de las melodías de sus canciones, su cara, tras las gafas oscuras que lleva, parece transformarse y toca la fibra de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

Puede que no sea lo suficiente comercial, pero si hablamos de calidad, puedo asegurar que a Siloé le sobra por todos los poros de la piel y a través de cada cuerda de guitarra o tecla del piano.

Yo no te invito a que lo descubras. Yo te invito a que te sientes y lo escuches sólo o en compañía junto a una cerveza, agua o una copa de vino, frente a una puesta de sol, cierres los ojos y te dejes llevar por algo que, seguro te va a dejar un buen sabor de boca, el mejor de los posos y, seguramente, reconciliarte con la música.

Abrazos muiscales.

Alejandro Guillán

La mirilla curiosa

Residente

La voz de Residente no podemos separarla de Calle 13. Incluso ahora, que ha tomado su camino en solitario desde 2015, cada vez que escuchamos a este cantante, no podemos evitar que nos recuerde y nos haga pensar en el grupo del que formó parte.

Lo más notable de este artista es que, además de compositor, de ser quien ha creado su propio universo musical, es a la vez un activista desde el punto de vista político y social y, cuando actúa en un país o cuando va a una zona concreta para dar uno de sus conciertos, es más que probable que además de la actuación, haga reuniones con diferentes asociaciones, políticos o colectivos de muy diversa índole, pero siempre buscando formas de mejorar la vida de las personas en estos lugares.

Pero desde el punto de vista artístico propiamente dicho, tengo que destacar lo reconocible de su estilo, la importancia que tienen para el que las letras no sólo sean sugerentes, sino que también impacten en la sensibilidad de las personas y despierten en ellas emociones, reacciones, otra forma de ver a la sociedad y todo lo que la rodea.

Alguno podría pensar que hay cierta hipocresía en este artista porque, desde el punto de vista realista y objetivo, su trabajo le reporta muchos beneficios, tanto económicos como sociales. Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que este tipo de personas pueden hacer lo que hacen, desde el punto de vista reivindicativo y político, además de social, por el estatus que le reporta el ser un cantante conocido, reconocido y reconocible dentro y fuera de su país. Es decir, el tener no está reñido ni con el dar ni con el compartir o el de reivindicar una mejora, desde todos los puntos de vista, al resto de las personas que conformamos una sociedad.

Las letras de Residente van directas al corazón, a la cabeza y a los oídos de las personas que las escuchan y, desconociendo a este artista, a los que se acercan a él por primera vez. En él no caben las medias tintas y su sonido, muy reconocible, su música y sus composiciones van mucho más allá de lo políticamente incorrecto. Buscan esos puntos débiles en la conciencia de cada uno de nosotros y los traspasan para que te des cuenta de que hay otras realidades que muchos ignoramos o conocemos menos y otras que desconocemos todos y que, gracias a esa capacidad para poder viajar por todo el mundo y conocer de primera mano, a través de entidades, sociedades y políticos, puede hacernos llegar y despertar mucho más, si cabe, nuestra propia conciencia.

Para mí, es un artista que es importante dentro de la música, dentro de la industria musical y, sobre todo, es un referente desde el punto de vista social y político. Puede que su estilo no le guste a mucha gente, lo cual no quiere decir que no sea positivo que sus canciones tocan el corazón de mucha gente y, sobre todo, la mente.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Ana Alcaide

Cuando uno la escucha,  lo primero que le viene a la cabeza son músicas antiguas, sefardíes, de un tiempo en el que en España convivían diferentes culturas. Cuando uno escucha a Ana alcaide se da cuenta de que hay personas que son capaces de transmitir, a través de la música, aquellos momentos y son capaces de hacernos transmitir sentimientos a través de las notas de un instrumento que, para algunos de nosotros es desconocido o extraño, te domina como nadie: la viola de teclas. a mi me recuerda a una variante de la zamfoña.

Sin embargo, esta artista, no solamente compone, no solamente canta, no solamente es instrumentista, sino que tiene una sensibilidad increíble para acercarnos una música que, en muchas ocasiones, puede ser un poco complicada de conocer. Algo que me gusta mucho de ella es que, tomando esa cultura antigua, es capaz de renovarla, modernizarla y adaptarla a los tiempos actuales, aunque utilice instrumentos que podríamos catalogar de antiguos. Continuar leyendo «Ana Alcaide»

The Cramberries

TORMENTA (BR)The Cramberries es uno de esos grupos que pegaron un puñetazo encima de la mesa y dijeron que habían llegado para quedarse. Es un grupo irlandés originario de Limerick y, más o menos, la banda se han tenido con los mismos integrantes casi desde que fue fundada en 1989. Ya desde el primer momento en que empezaron a sonar en aquellas tierras del norte, ya se intuía cuál sería su estilo.

Guitarras muchas guitarras, batería y, desde que apareció en su mundo Dolores  O´Riordan con esa voz tan espectacular y potente, el grupo comenzó a crecer de manera espectacular. Cada concierto quedaban aumentaba el número de seguidores y, cuando consiguieron dar el salto a Estados Unidos, como teloneros de algunos grupos, ocurrió lo impensable. La gente iba para escucharlos a ellos y no a los grandes grupos a los que precedían. Continuar leyendo «The Cramberries»