Pepe Domingo Castaño – Historia de un Hit Volumen XIV

– Oiga jefe.

– Cuéntame, pollo.

– Pues que el otro día estaba escuchando la radio, así, en plan tranquilo… Bueno, más bien estaba aburrido como una ostra y como había partidos de fútbol, pues me dio la vena ñoña deportiva.

– ¿Y? ¿Que tiene que ver el fútbol con la música? Salvo que me hables de musiquitas de mundial o de gente que no tiene otra cosa que hacer que componer canciones horrorosas dedicadas a un jugador, equipo o lo maravilloso que es el balonpié.

– De verdad que usted, si se muerde, se envenena con toda la mala leche que guarda dentro. Pues eso, que escuchaba uno de los canales deportivos y me he llevado una sorpresa morrocotuda.

– ¿Por qué?

– Usted conoce a Pepe Domingo Castaño.

– Por supuesto. Una gran voz de la canción ligera española. ¿Por?

– Lo conocía.

– Pero chaval, ¿tú en qué mundo vives? El problema de muchos cantantes de los 70 es que el arroz se les pasaba demasiado rápido y luego no eran capaz de reciclarse o ver más allá del mismo día. Sin embargo, él tuvo el acierto de darse cuenta de que su carrera como cantante no sería para siempre y optó por otra manera seguir adelante. Por supuesto, lo bueno de Pepe Domingo Castaño era y es su carisma y que,a demás de la canción, sabía que podía tener otras opciones, quizá más alejadas de la canción, pero que le abrían muchas más opciones de futuro y mira dónde está ahora.

– Pues la verdad es que jamás me lo había figurado, hasta que escuché a uno de los locutores comentarlo y, sobre todo, poner el audio de uno de sus temas.

– ¿Y qué te parece?

– Bueno, vamos a ver. Imagino que en esa época, ese tipo de canción molaba y, sobre todo, con la imagen que gustaba de lo masculino, desde el punto de vista femenino, es normal que triunfara. Pero por mucho que guste, si no tenía voz y carisma, mal asunto.

– Pues ala, vete al mueble de los LP y ponemos unos temas de Pepe Domingo y así los escuchamos y te darás cuenta de qué era lo que gustaba en esos años. Así que… deberes musicales.

– Pues escuchemos, jefe, escuchemos.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Hooverphonic

Hooverphonic es un grupo belga, formado en 1996, que ha recorrido un camino muy parecido a otros grupos en lo referente a la formación como tal. Me refiero a que los que actualmente conforma esta formación poco tienen que ver con los que la iniciaron y, sin embargo, parece que llevan desde el principio.

No es de los grupos que guardo en mi vitrina de los magníficos, pero tienen “un no sé que, que que se yo, pero me encanta”, diferente al resto y es imposible de obviar. En cuanto les escuchas ya estás enganchado. Bueno, en realidad me has enganchado sus vídeos con orquesta sinfónica, en la que la cantante tiene una presencia musical y vocal impresionante, junto con los demás miembros del grupo.

Tiene ese aire de tugurio de jazz de película de gánster,  pelo muy corto y una voz que te atrapa. La orquesta suena espectacular y el resto del grupo completa un ambiente de lo más intimo y eso que es un concierto. Es lo que tiene hacer bien las cosas.

En ocasiones no puedes evitar pensar que un grupo, si hubiera hecho este tipo de trabajo desde el principio, sin pensar en las ventas de discos, es más que posible que sería mucho más reconocido. No es que no lo esté sino que parece que, para que tenga una cierta credibilidad, tiene que hacer un concierto sinfónico y es en estos en los que se ve realmente cuando un grupo es mucho más que sus éxitos. Y este grupo es mucho más que sus éxitos.

Da gusto escuchar cada tema con calma, disfrutando de la voz de la cantante y de las melodías de las canciones, que son mucho más que acordes encadenados.

Vale que llevan mucho tiempo en esto de la música, pero para mí es un descubrimiento y nunca es tarde para disfrutar de la buena música, sea cuando sea y en el momento que sea.

Aquí os dejo una compilación de sus vídeos.

Abrazos musicales.

 

© La Mirilla Curiosa

Técanela

Técanela lo conforman Ariadna Rubio (voz y flauta travesera) Y Jano Fernández (guitarra y voz) son dos cantautores que, realmente lo hacen muy bien, no sólo desde el punto de vista de la composición musical y de letras, sino también desde el interpretativo.

Imaginaba que sería lo de siempre y tengo que decir que me han sorprendido gratamente porque se nota que hay una conexión entre ellos que se transmite a través de la voz y de la energía que se siente al escucharlos.

Suenan frescos, pero al mismo tiempo se observa una madurez en  lo que cantan y en como lo envuelven con una música que es adecuada para aquello que quieren transmitir. Además, se les nota las tablas que da la experiencia de los viajes y locales con mayor, menor o poca capacidad.

Siempre es un gusto ver cómo personas que creen en lo que hacen, aunque no sea lo que industrialmente sea lo más vendido o comercializado, apuesta por mantener su estilo y atreverse a hacer aquello en lo que creen porque eso es lo que les hace ser auténtico.

Otro de los puntos fuertes que veo en este grupo es que sus voces son muy buenas, suenan fresco, a madurez, a mensaje, a que saben lo que quieren construir desde el punto de vista musical, a que no es algo comenzado por moda. No, esto es algo mucho más que serio.

Para mí es es una alegría poder compartir esta recopilación de vídeos de este grupo porque siento que es gente que se lo curra, que trabaja en esto de la música y que están creando un universo propio poco a poco, pero con fuerza, para no tener que dar pasos atrás.

Personalmente, los recomiendo encarecidamente porque el universo musical merece a gente como ellos, a profesionales de verdad que sepan ponerse frente a un micro y tenga algo propio que decir, nuevo, diferente y que llegue dentro.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Nastasia Zürcher

Estoy sentado frente al ordenador, tranquilo, buscando un tema sobre el que escribir, un nuevo artista que conocer, escuchando música de fondo, sin prestar demasiada atención a quien canta. Escucho música de todo tipo porque creo que es bueno ese eclepticismo musical para poder apreciar la mierda de lo bueno, de lo que se hace cerca de uno y lo más desconocido.

Pues en esas andaba cuando escucho unas notas de teclado, que me recordaron al comienzo de uno de los temas de la banda sonora de El Viaje de Chihiro, y tuve que pararme porque esas notas me erizaron el vello de la piel, como sólo lo hace la música que siento que tiene algo especial, mágico. No pude seguir con lo que hacía y tuve que levantar la vista hacia la otra pantalla y ver qué era aquello que activó mi “pelómetro”. Paré el video y lo puse desde el comienzo. Nueva subida emocional interior.

Frente a mí, apareció la figura de una mujer, Nastasia Zürcher,  con una voz que subía a unos agudos, ya al comienzo del tema Our Constellation, interpretado en el  Sofar A coruña en directo, y he de decir que me emocionó hasta el punto de casi hacerme llorar.

Fue empezar a cantar y me quedé atrapado por su voz, imposibilitado para hacer cualquier acción salvo la de escucharla. Allí, con los ojos cerrados, Nastasia creo una conexión conmigo y con quienes estuvieron presentes en ese lugar e instante en “cero coma“.

Esta artista es algo increíble desde el punto de vista vocal y desde el punto de vista interpretativo. Es fuerza, es atracción, es belleza musical, es potencia, es conexión, es todo lo que se desea escuchar y ver en una artista.

Ella es todo lo contrario de lo que demasiadas y demasiados artistas creen poseer y no tienen ni tendrán.

Para mí es una de las artistas que tendré más que en cuenta desde hoy mismo, porque creo que es una referencia de lo que tiene que tener alguien que quiera ser algo dentro del panorama musical actual. No es que sea buena, es que creo que no tiene nada que envidiar a otras nacionales o internacionales y más en directo, donde lo llena todo con ella misma, su voz y su grupo. Es una cantante con mayúsculas, una maravilla.

La escuchas y no puedes evitar emocionarte con lo que transmite, con lo que siente y te hace sentir. Es obvio que los músicos que la acompañan envuelven este presente musical de una manera increíble, pero nada de eso sería posible si ella no tuviera ese regalo que es su voz.

Yo, lo único que puedo es acercaros a ella a través de su música, para que podáis sentir lo que yo sentí… o no.

Para mí, creo que es una de las potenciales referencias musicales próximas y le deseo que llegue muy lejos no, mucho más.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Full

Full es un grupo sevillano que nació en 2013 y que está destacando por ser uno de los grupos que más camino se está abriendo dentro del pop y rock independiente en español.

Cuando uno los escucha por primera vez, parece que quiere recordar a algún grupo del panorama actual, como Vetusta Morla, pero no, nada de nada. Reconozco que el estilo independiente puede pecar, en algunas características, de incidir en una serie de aspectos musicales que pueden ser repetitivos en otros grupos. Sin embargo, Full no entra dentro de ese grupo.

Tienen mucha personalidad y su música, en contra de la contención de muchos o de lo onírico, deja rienda suelta a la fuerza de las cuerdas de la guitarra o la batería, la base instrumental del bajo o los teclados. Todo ello combinado con el gusto de unas buenas letras, que hace que suene fresco.

Por supuesto, donde lo dan todo es en los directos, en los que se nota que hay una química muy potente entre el grupo y el público. Eso es bueno porque crean una base que, trabajada, crea seguidores fieles.

Como es obvio, su bagaje musical como grupo es breve, aunque el de sus componente, por separado, sea mucho mayor, pero lo importante es que se han encontrado y ofrecen algo diferente y eso es bueno porque indica que hay ganas de crear, de mostrar que  la música es algo vivo, que evoluciona, que modifica y se modifica transformando nuestros gustos y sentimientos a través de cada composición.

Aquí os dejo una recopilación de varios de sus vídeos, para que los conozcáis más y valoréis qué os parece.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Su Garrido

Vigo es y será capital cultural de Galicia, aunque creo en lo más profundo de mi corazón, que también lo es de mucha parte del mundo.

Soy de los que piensa que los movimientos culturales, como la música, tiene fases cíclicas, en las que aparecen unas muy rompedoras, como lo fue la Movida en el Vigo de los años 80, y otras posteriores que, una vez consolidado el movimiento, continúan esas fases pero de una manera menos brutal.

Lo bueno de las fases posteriores es que son igual de creativas , pero amplían los matices y, sobre todo, beben de lo anterior para transformarlo en algo que llegará a un público más amplio y crean un poso, una base, que pone en valor el movimiento que se creó en un primer momento.

En las siguientes fases aparecen nuevas voces, en este caso musicales, que, tras todo el bagaje cultural creado en décadas anteriores, crean  nuevas formas de expresión musicales propias, con una voz diferente y, sobre todo, personal y potente.

Una de estas “nuevas” voces es Su Garrido. Viguesa, cantante, músico y compositora.

Me siento frente a la pantalla del ordenador y miro sus vídeos. Yo también soy vigués, pero no me dejo arrastrar por el sentimentalismo de la tierra en  muchos aspectos, en el de la música tampoco. Por eso me gusta escuchar sin conocer y luego opinar.

Uno lee su biografía y es consciente del importante bagaje cultural y artístico que tiene, aparte de los premios recibidos, aunque eso no quiere decir nada si, como artista, no transmites nada con lo que haces.

No me equivoco al decir que Su Garrido es una de las mejores voces que he escuchado y lo tiene todo para que su carrera sea mucho más importante de lo que la considero. Tienen  fuerza, tiene profundidad, transmite aquello que canta y cuenta en cada una de sus letras.

Lo que más me gusta de ella es cómo interpreta sus temas. Comienza la música y todo deja de existir a su alrededor salvo ella misma y su voz. te quedas prendado y sólo quieres silencio para escuchar una canción tras otras. Además, tiene esa vibración en la voz, que da el trabajo bocal y la experiencia de las tablas, que se queda como parte de la melodía en el aire y llega a tus oídos para decirte que no se ha ido, que se queda en tu interior y que no podrás olvidar su voz aunque no quieras.

Poco más puede decir que Vigo siempre ha sido y será cuna de artistas, de muy buenos artistas y Su Garrido está, en mi opinión, entre las más importantes y tiene una camino musical en el que las discográficas deberían detenerse para verla actuar, en el que el público, ávido de calidad, debería escucharla, en el que la música creo que le ha regalado un don que ha sabido utilizar.

Os invito a conocerla con una selección de varios de sus vídeos.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa

Mr. Kilombo

Mr. Kilombo es artesanía, es mezcla, es colaboración, es creación partiendo de lo que hay en el mundo, ya sea mientras tomas un café o viajando, exprimiéndolo bien y, luego, tomando de ello a pequeños sorbos, para dejarnos una sensación fresca en cada uno de nosotros.

Nunca los había escuchado, pero soy de los que piensa que, cuando no es el momento, no lo es y este era el momento de descubrirlos, aunque otros lo hubieran hecho antes. Eso es lo que menos importa.

Poco más que una guitarra española le hace falta a este grupo para hacernos disfrutar de sus temas y de sus letras. Me gusta porque se nota que llevan tiempo en esto, aunque todavía no hayan despegado del todo, y se rodean de grandes voces, con las que regalarnos instantes únicos de música.

No voy a decir que será mi cantante favorito, porque no es así. Cada uno tiene sus gustos, pero este, seguro, estará entre mis grupos y artistas que considero especiales y que debo seguir. Eso seguro.

Lo que sí tengo claro es que son una referencia, aunque no suenen todo lo deberían hacerlo, pero eso sólo depende de quien quiera auparlos un poco más, de los medios y, sobre todo, del propio público.

Mr. Kilombo va en el buen camino van.

Abrazos musicales.

© La Mirilla Curiosa