Pablo Alborán

MEDITERRANEO LUNARUno se sorprende pocas veces de la irrupción de algún cantante en el panorama musical actual. En muchas ocasiones esos éxitos que aparecen son burbujas que suben con el aire y al final explotan. A lo que me refiero es que, después de un éxito o de algún par de discos que han sonado en las radio fórmulas, la mayoría de los grupos y artistas nuevos que salen desaparecen para reconvertirse en otros grupos o marcarse algún éxito o ninguno en solitario.

Esto no me ocurrió cuando escuché por primera vez a Pablo Alborán. Vale, estoy seguro de que todos estaréis pensando lo mismo: que si tiene una cara bonita, que si todas las fans están locas por él, que si es el niño bonito de la música, todo marketing, bla,bla, blá,  etcétera. No niego que, actualmente, es un artista que sale en todos los medios y que allá donde va triunfa.

Sin embargo, hemos de tener en cuenta algunos factores que en lo diferencian de otros muchos artistas “revelación” que han aparecido en el mundo de la música hoy día. Por un lado tiene una muy buena voz, de la que sabe extraerle toda la fuerza, sentimiento y calidad que puede.

Por otro lado también es importante darse cuenta, a poco que lo escuchemos hablar en las entrevistas, que escapa de los agobios propios de la profesión y que ha buscado consolidar su carrera bajo los cimientos muy importantes: la familia, un círculo muy pequeño de amigos y, sobre todo, no correr e ir poco a poco consolidándose y dar pequeños pasos para avanzar en este mundo y, sobre todo mantenerse en el mismo, para no quemarse.

Otro punto esencial, que le da más valor, es que es multi-instrumentista, compone sus propias canciones y las letras de estas son muy buenas, tienen mucha calidad y buscan una conexión con quien escucha sus temas. Particularmente lo conocí mejor a través del concierto que ofreció en una cadena de televisión en el año 2011, si no me equivoco. Era, creo, en televisión española y en ese acústico no solamente demostró su capacidad como cantante, lo mucho que vale como artista, sino que se rodeó de otros, consolidados dentro de la industria musical, en algunos de sus temas, que no hicieron más que poner en valor su talento.

Cuando escribo estas palabras en el blog, lo que menos pretendo es de promocionar o decir lo fácil que es hablar de un artista o endulzar sus oídos. En este blog lo que quiero es recordar a artistas que ya no están, otros que han sido importantes en algunos momentos de la historia de la música, otros que lo siguen siendo y también poner en valor a nuevas voces que son algo más que eso, que aportan algo significativo en la música, que la engrandece y, sobre todo, que tiene y traen nueva savia. Ejemplo de esto último es Pablo Alborán.

 

© La Mirilla Curiosa

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: